El Dólar
Compra:
$19.00
Venta:
$20.20

Murió Sergio Zaldívar, quien rescató a la Catedral

El arquitecto Sergio Zaldívar falleció este martes a los 87 años; lideró un equipo que logró rescatar del hundimiento a la Catedral

Las obras encabezadas por Sergio Zaldívar, de 1989 a 2000, permitieron corregir el hundimiento diferencial de la catedral con un proceso de subexcavación, sin precedentes hasta entonces. [Foto: Mediateca INAH]
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El arquitecto y restaurador Sergio Zaldívar, artífice del rescate de la Catedral Metropolitana, falleció a los 87 años, confirmó este martes la Academia Nacional de Arquitectura.

Las obras encabezadas por Zaldívar, de 1989 a 2000, permitieron corregir el hundimiento diferencial de la catedral con un proceso de subexcavación, sin precedentes en el mundo, al frente de un equipo de expertos formado por Roberto Meli, Enrique Santoyo y Fernando López Carmona.

«Esta investigación de punta la coordinó Sergio Zaldívar y eso hay que agradecérselo al patrimonio de México, que alguien con ese cariño por el patrimonio haya permitido la investigación aplicada a un problema concreto, la investigación de punta para salvar un monumento tan importante como Catedral, todo el mundo agradecía que estuviera al frente Sergio Zaldívar», dijo en entrevista Xavier Guzmán Urbiola, quien acercó a aquel equipo el expediente resguardado en el Archivo General de la Nación sobre el hundimiento del Palacio de Bellas Artes, estudiado por Adamo Boari.

El arquitecto Agustín Hernández recuerda la capacidad de Zaldívar para convencer a los funcionarios para llevar adelante el salvamento de Catedral, en una época cuando no había mecanismos como la actual Secretaría de Cultura (SC).

«El arquitecto Zaldívar, cuando (la corrección geométrica de) Catedral se inició, inició con una hipótesis en una reunión con el licenciado (Luis Donaldo) Colosio, no había SC, Conaculta, eso se hizo a través de Sedesol, convenció a Colosio y al Presidente (Carlos) Salinas de Gortari, los convenció que el proyecto de Catedral era algo excepcional», dice Hernández.

La única condición que pidió el Arzobispo Ernesto Corripio es que Catedral nunca se cerrara y Zaldívar accedió.

Convenció a los políticos de que el proyecto era multianual y el presupuesto llegaba puntual cada 1 de enero, sin necesidad de esperar a abril o mayo.

«Con esa excepcionalidad del proyecto progresó la tecnología. Zaldívar era una persona de mucha visión, entendía muy bien cómo se movían los hilos del ambiente político y dejaba trabajar a los técnicos», añade Hernández, entonces un joven arquitecto.

Pero las preocupaciones de Zaldívar por el templo catedralicio no quedó ahí.

Cuando en 2019 fue consumida por las llamas Notre Dame de París, alertó sobre el inmueble capitalino, y señaló la ausencia de protocolos para evitar una catástrofe semejante, así como denunció la presencia de veladoras, lo que ahondaba la preocupación.

Lo sucedido en París, dijo en una entrevista con este diario, es un llamado de atención respecto a la falta de prevención en inmuebles y conjuntos monumentales de México ante el riesgo de sismos e incendios.

En el País, recordó, hay más de 80 catedrales.

«Esto nos tiene que servir para extremar cuidados. No se puede quedar un lugar como la Catedral abandonada (…) y todo con circuitos de electricidad vivos, con veladoras», observó.

Ya el 19 de enero de 1967 la Catedral había sufrido un incendio. El fuego inició por un corto circuito y alcanzó el Altar del Perdón en la nave central, el coro y su sillería y dos órganos históricos.

Sus palabras continúan como un pendiente por atender.

CARRERA LAUREADA

Zaldívar nació en la Ciudad de México el 17 de abril de 1934. Estudió arquitectura en la UNAM y restauración en la Universidad de la Sapienza en Roma, Italia.

Como especialista en restauración intervino en el rescate de otros inmuebles, como el Palacio Nacional, la antigua colegiata de la Basílica de Guadalupe, el edificio del Marqués del Apartado y el Antiguo Arzobispado, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

También fue el responsable de la delicada maniobra del traslado de El Caballito de la glorieta de Bucareli a su actual ubicación, en la Plaza Manuel Tolsá, en mayo de 1979.

Era miembro emérito de la Academia Nacional de Arquitectura, institución fundada en 1978 por Mario Pani. Recibió, además, el Premio Federico Sescosse por sus méritos como restaurador.

Como coordinador de Obras Especiales del extinto Conaculta, se encargó de la corrección geométrica de la Catedral Metropolitana y del rescate de la Antigua Basílica.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Contactanos:
Tel: (867) 711 2222
Email: editor.liderweb@gmail.com

Social

328 Follows