El Dólar
Compra:
$18.80
Venta:
$19.90

Advierten daños en joya virreinal

El inmueble franciscano resguarda uno de los tres mayores retablos del siglo 16 que se conserva en México

El conjunto de San Juan Bautista de Cuautinchan se construyó entre 1528 y 1554 en un bastión tolteca-chichimeca en apoyo a los procesos de conversión religiosa tras la Conquista. (Agencia Reforma)
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Más que beneficios, las obras de restauración en el antiguo Conjunto Conventual de San Juan Bautista, joya del siglo 16 en Cuautinchan, Puebla, causan perjuicios y no solventan los riesgos que presenta el recinto religioso desde los sismos de 2017.

Así lo aseguran habitantes de este municipio en una carta enviada a la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, y al director del INAH, Diego Prieto, fechada el 2 de febrero y suscrita por 55 personas.

El inmueble franciscano resguarda uno de los tres mayores retablos del siglo 16 que se conserva en México, junto al que ornamenta el templo de San Bernardino de Siena, en la Alcaldía de Xochimilco, y el de San Miguel, en Huejotzingo, también en Puebla, ambos reconocidos internacionalmente.

De acuerdo con la misiva de los pobladores, así como testimonios recabados por REFORMA, una firma inició los trabajos de restauración ‘arriesgando sus recursos propios’, con la expectativa de obtener luego tanto la autorización del INAH como el financiamiento federal necesario.

Pero, tras dos años de labores, no ha habido respuesta y la intervención avanzó, deteriorado el templo, según acusan, al retirar aplanados originales y materiales de época, como los sillares del campanario, además de realizar consolidaciones inadecuadas, por lo que los habitantes demandan la intermediación de Frausto y Prieto.

REFORMA buscó al INAH para conocer su postura, sin obtener respuesta al cierre de esta edición.

La empresa fue propuesta por los mismos pobladores con el objetivo de revertir los daños causados al monumento por los sismos de hace 5 años.

Dirigida por el arquitecto David Vázquez, lo anterior se presentó como una alternativa urgente luego de que el INAH descartara un proyecto que presentó la arquitecta Catalina Castilla, según indican en la carta.

Para dar seguimiento a los trabajos emprendidos, que arrancaron con la supervisión del INAH Puebla en espera de un aval nacional, los pobladores requirieron el proyecto de intervención del conjunto, sin conseguirlo.

‘Inicialmente’, exponen en el documento, ‘estuvimos de acuerdo y muy contentos porque los trabajos dieran inicio, no sin dejar claro que para nosotros era fundamental conocer el proyecto. (Pero) han pasado ya dos temporadas de trabajo y se nos siguen dando largas para presentarnos el proyecto en cuestión.

‘También es importante mencionar’, añaden, ‘que a lo largo de los trabajos hemos contado con visitas de especialistas que con gran preocupación han expresado que la intervención es demasiado agresiva ya que se están eliminando aplanados y argamasa histórica importantes que forman parte de los muros exteriores del templo, tanto los que forman parte del ábside como los de la torre.

‘Esta situación ya había sido expresada por nosotros en la reuniones con el arquitecto Vázquez y sólo se compromete de manera verbal a rectificar, pero en los hechos no observamos cambio alguno’.

Los pobladores opinan que primero debieron resolverse los daños derivados del sismo -que dejó pilastras inestables en la torre norte del campanario y grietas en las fachadas- antes de proceder al cambio de juntas y el retiro de aplanados.

‘Se hizo caso omiso de lo que dijimos, porque nos señalaron que somos la población y son ellos quienes saben, pero nosotros ya hemos trabajado con gente que sabe, hemos visto como lo hacen y esto no nos parece bien.

‘Nos confunde y sorprende la posición actual del INAH y su errónea pretensión de hacernos a un lado como si lo fundamental de la restauración fuesen el edificio y los objetos y no la comunidad que hace uso del mismo, que lo mantiene vivo y que está sumamente preocupada porque se conserve y restaure de la mejor manera posible’, expresan.

Entre otros aspectos cuestionados por los habitantes, destacan el uso de tezontle rojo para inyectar juntas como parte del proceso de consolidación, un material que, cuando no es el original, puede causar rigidez en la estructura, y, además de alterar la estructura, modifica la estampa del recinto.

También señalan la horadación de múltiples juntas para la consolidación, en lugar de hacerlo de manera paulatina. Y es que este proceso masivo puede debilitar el inmueble.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Contactanos:
Tel: (867) 711 2222
Email: editor.liderweb@gmail.com

Social

328 Follows