El Dólar
Compra:
$18.00
Venta:
$19.70
  • CORONAVIRUS MEXICO

    Confirmados: 3,564,694

    Muertes: 271,303

  • CONFIRMADOS EN:

    Tamaulipas: 84,855

    Nuevo Laredo: 6,602

    Laredo, Texas: 51,511

  • MUERTES EN:

    Tamaulipas: 6,074

    Nuevo Laredo: 845

    Laredo, Texas: 930

Actualiza regreso a clases a la educación

Ante la brecha socioeconómica, los dispositivos más asequibles ampliarán las oportunidades de regresar a clases de forma virtual

Ante la brecha socioeconómica, los dispositivos más asequibles ampliarán las oportunidades de regresar a clases de forma virtual. [Foto: Especial]
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La pandemia de Covid-19 aceleró la adopción de tecnología educativa durante el último año en México. Muchas escuelas se vieron en la necesidad de adoptar nuevas formas de trabajo y orilló a miles de docentes a transformar sus lecciones.

Al mismo tiempo, quedaron al descubierto otras necesidades de aprendizaje para los estudiantes. Desarrollar habilidades blandas será una tendencia cada vez más importante, en un entorno virtual donde no haya una interacción cara a cara.

En medio de todo esto, las compañías tecnológicas que proveen hardware y software se han visto embestidas por una alta demanda de servicios y el reto de un desabasto de semiconductores a escala global.

Ante el impacto socioeconómico que ha generado la crisis sanitaria, la educación no sólo debe ser una prioridad del Estado, la participación de la iniciativa privada jugará un papel fundamental para la creación y optimización de un modelo educativo postpandémico.

De acuerdo con un reporte de la organización no lucrativa The Dialogue, para lograr una transformación educativa en América Latina se requiere promover alianzas con el sector privado, con la finalidad de acelerar la transformación tecnológica y potenciar la capacidad técnica y financiera de los gobiernos.

“En el último año, la pandemia confirmó que es muy difícil implementar un plan de educación a distancia a escala sin la cooperación de distintos sectores del gobierno y la colaboración con instituciones privadas”, afirma la organización.

“A futuro, es esencial potenciar y expandir las alianzas existentes entre el sector público y el sector privado para promover la transformación tecnológica”.

The Dialogue señala que el rol empresarial estaría enfocado en la ampliación del acceso a conectividad y dispositivos; a producir y distribuir contenido educativo para varios medios; a diseñar e implementar nuevas herramientas o plataformas para el uso docente; y crear y aplicar nuevos sistemas para la gestión educativa automatizada.

Aprendizaje, el escalón evolutivo

Según datos de IDC, la participación de las empresas tecnológicas tuvo un incremento en la adopción de tecnología educativa en México durante el último año y esta tendencia se mantendrá de cara al regreso a clases.

De acuerdo con el estudio más reciente de la firma, el mercado de laptops y tabletas creció un 28 por ciento con relación a 2020 y se espera un incremento del 2 por ciento en estas categorías para el tercer trimestre de 2021.

Los analistas estiman que los consumidores invertirán entre 14 mil y 18 mil pesos, en laptops que vean como inversión a largo plazo, por ello optarán por equipos de gama media con especificaciones de hardware que otorguen el mayor rendimiento.

Otra tendencia de consumo que marcará el retorno escolar es la inversión en tabletas que estén por arriba de los 7 mil pesos, con la esperanza de que este tipo de dispositivos con altas capacidades de rendimiento, sustituya a la computadora portátil.

Una porción de mexicanos adquirió sus dispositivos para educación a través de plataformas de comercio electrónico durante el primer semestre de 2021. Según las necesidades e intereses de los usuarios, la omnicanalidad será factor clave para la compra de computadoras y tabletas durante el próximo regreso a clases.

Un elemento que considera IDC relevante es que el consumidor se ha vuelto más exigente sobre el producto que adquiere y cómo lo compra. A través del internet, los usuarios comparan con mayor frecuencia las especificaciones de los productos y leen reseñas para tomar la mejor decisión, según sus necesidades.

Más allá de un refinamiento en el conocimiento de hardware y en la adopción de nuevos dispositivos, un elemento crucial para avanzar hacia la educación del futuro son las habilidades comunicativas e interpersonales.

Juan Freire, vicerrector de innovación y transformación en la universidad Tecmilenio, sostiene que los profesores y estudiantes del futuro deben tener presente que detrás de una clase en línea, hay una lógica humana donde se ponen en juego sentimientos, identidad y valores de los individuos.

“Las habilidades educativas del futuro tienen que ver con lo relacional, con la habilidad de trabajar en equipo, liderar y comunicarte”, afirmó.

“No sólo hay que saber manejar los dispositivos y herramientas de software; se trata de la lógica y la cultura que hay detrás del mundo digital, de cómo produces, te documentas y cómo te comunicas en entornos digitales”.

Otra transformación necesaria que identifica el experto es que tanto la academia como el profesorado deben evaluar y rediseñar la educación como un servicio digital para generar la mejor experiencia y el máximo compromiso de los estudiantes.

“Tienes que conectar con el que aprende, lo tienes que interesar, lo tienes que apasionar para que los resultados de su enseñanza sean los mejores posibles”, añadió.

Hacia el futuro, Freire prevé que las instituciones académicas formarán alianzas con empresas o startups educativas, tanto con las que hacen tecnología como las que proveen de nuevos modelos pedagógicos.

Soluciones transversales

Uno de los principales actores que mantendrá su relevancia en la educación a distancia en México será Google. De acuerdo con datos de ésta compañía y App Annie, retomados por IDC, los términos Classroom y Google Meet fueron los más buscados en internet a principios de agosto de 2021 y la aplicación más descargada en 2020 fue Classroom.

Alejandro Almazán, responsable de Google para la Educación en Hispanoamérica, señaló en entrevista que desde hace una década esta vertical de aprendizaje se ha preparado para la enseñanza en línea. Por ello, su integración en las escuelas fue rápida y eficiente cuando llegó la pandemia al País.

Para continuar con el ciclo escolar, Google firmó un acuerdo con la Secretaría de Educación Pública que facilitó los servicios educativos a más de 20 millones de alumnos y docentes.

La Ciudad de México fue un lugar clave para la tecnológica de Mountain View, pues logró que el 99 por ciento de todos los profesores utilizaran sus plataformas para continuar entregando sus conocimientos. Sin embargo, Almazán reconoce que hubo lugares donde la adopción tecnológica fue más complicada, por la barrera de la conectividad.

Debido a que el sector educativo no es del todo centralizado, pues cada entidad tiene cierto control en la información y toma de decisiones, se crearon grupos de trabajo que en coordinación con las autoridades locales, generaron cuentas y dominios para enlazar a los docentes con sus estudiantes.

Este despliegue tecnológico derivó en una disrupción educativa a nivel nacional pues, según Almazán, se empoderó a cada estado para que fueran los rectores de sus dominios para administrar el avance académico del alumnado y controlar los cambios en la planta docente.

Google resalta la importancia de Classroom como eje central para el desarrollo educativo, pues la plataforma fue concebida con elementos pedagógicos para que los docentes siguieran secuencias lógicas de comunicación, interacción y participación de los alumnos.

“En un contexto de regreso a clases en donde vas a tener un grupo de alumnos que van a estar yendo unos días y el otro grupo irá otros días, Classroom resulta muy conveniente, porque tienes en un mismo lugar lo que sucede físicamente y lo que ocurre de manera virtual”, explicó.

Classroom forma parte del conjunto de aplicaciones de Google Workspace for Education. Aunque Classroom es una solución bastante completa, Almazán sugiere integrar otras herramientas de productividad educativa como Docs, Sheets, Slides y Drive, pues redondean la interacción educativa entre docentes y alumnos.

A este entramado de soluciones se suma Tareas, que permite repartir, analizar y calificar el trabajo de los estudiantes. Lo interesante de este aplicativo es su capacidad de adaptarse a las plataformas de sistema de gestión de aprendizaje de terceros que ya poseen algunas escuelas y universidades.

Otra herramienta que tendría una mayor adopción de los docentes en el entorno virtual son los reportes de originalidad. Con la potencia de búsqueda que ofrece Google, se podrá comprobar si existe plagio por parte del alumno al hacer un resumen o un trabajo de investigación.

Almazán insiste que no es una herramienta para castigar al estudiante en caso de que haya incurrido en faltas, más bien es para identificar debilidades en comunicación escrita y retroalimentarlo de forma que pueda plasmar sus ideas y citar documentos sin apelar al “copy paste”.

“A lo largo del tiempo, los reportes de originalidad se han abierto a más idiomas y ya los tenemos en español. Son elementos innovadores que utilizan el poder de procesamiento de Google con mucha investigación detrás, justamente para facilitar el proceso educativo”, afirmó

La proyección que ve Google en el corto plazo es la promoción de una generación de contenido educativo cada vez es más local, toda vez que las profesoras y profesores estén mucho más conscientes del contexto de las comunidades. Además, poco a poco contarán con una experiencia más enriquecida, en términos de acceso a la información.

“Con la creación de contenido local se genera un círculo virtuoso en donde permites que el docente madure su aportación y deje de ser un proveedor de información y se convierta más bien un curador de información”, concluye Almazán.

Hardware más asequible, más aprendizaje

La aceleración en la integración de las herramientas de Google en las clases a distancia repercutió en los procesos de los fabricantes de hardware, que a su vez enfrentaron el desabasto de semiconductores, así lo confirma Samir Estefan Vargas, gerente de Lenovo Educación para Latinoamérica.

“Como todos los fabricantes, ninguno estaba preparado para lo que iba a suceder así que nuestros partners principales, como Intel y AMD, no tuvieron los recursos suficientes para fabricar las cantidades (de componentes) que necesitaba el mercado”, apunta Samir en entrevista.

En el sector educativo de Latinoamérica, la pandemia aceleró el proceso de transformación tecnológica y digital. Lo que se esperaba que sucediera en ocho años, ocurrió en aproximadamente en un plazo de seis meses a un año, asegura el experto de Lenovo.

En este sentido, menciona que ya quedaron atrás los días cuando una computadora era la solución para todos los miembros de una familia, pues los padres y estudiantes se vieron en la necesidad de adquirir dispositivos para satisfacer sus demandas de trabajo y escuela. De acuerdo con Lenovo, el pedido de notebooks en Latinoamérica pasó de una demanda del 50 por ciento a un crecimiento del 85 por ciento en un año, evidentemente por el tema de movilidad y colaboración remota.

“En hardware, lo que vimos fue un creciente enfoque de padres de familia e instituciones educativas para ir por máquinas de entrada, máquinas con especificaciones técnicas suficientes para el sector educativo”, afirmó.

A diferencia de otros países de Sudamérica, México es uno de los mercados estratégicos para Lenovo y otras tecnológicas, pues el país comparte tendencias de consumo como en Norteamérica y Europa. En suma a esto, Lenovo detectó una creciente solicitud de dispositivos Chromebook, que califica como ideales para la educación a distancia.

“En México hay una tendencia de crecimiento muy alta de Chromebooks en el sector educación y por esa razón hemos apostado a que México esté listo para el regreso a clases al tener un inventario para entrega inmediata”, explicó Samir.

No obstante, el gerente de Lenovo Educación para Latinoamérica menciona que la adopción de Chromebook fue tardía en la región, pues en países como Estados Unidos, Canadá, España, Suecia y Nueva Zelanda el uso de estos dispositivos ya formaba parte de su entorno educativo.

Una de las razones por las que en Latinoamérica aún no se normaliza el uso de esas tecnologías es por el rezago de infraestructura de conectividad en escuelas, pues el máximo potencial de las Chromebooks exige una conexión a internet eficiente.

Además, es posible que las Chromebooks se enfrenten a un competidor formidable en los próximos meses, pues ante la llegada del sistema operativo Windows 11 de Microsoft, Samir espera que las soluciones educativas de esta compañía hagan frente al avance de Google.

“Vamos a ver un ecosistema de Office 365 con la ventaja de ser económico y mucho más asequible para las instituciones educativas. Será una pelea de dos grandes que se están repartiendo la rebanada de pastel”, concluyó.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows