El Dólar
Compra:
$18.30
Venta:
$20.30
  • CORONAVIRUS MEXICO

    Confirmados: 1,133,613

    Muertes: 107,565

  • CONFIRMADOS EN:

    Tamaulipas: 36,226

    Nuevo Laredo: 2,878

    Laredo, Texas: 20,524

  • MUERTES EN:

    Tamaulipas: 3,017

    Nuevo Laredo: 338

    Laredo, Texas: 413

Tiembla mercado del arte

La feria Frieze reportó en una publicación que la Alianza Americana de Museos de Estados Unidos estima las pérdidas diarias de los recintos de ese país en al menos 33 millones de dólares

Sólo el Met de Nueva York habría registrado ya pérdidas por 100 millones de dólares. [Agencias]
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El impacto de la pandemia por el Covid-19 en el mundo del arte va más allá de ferias canceladas y subastas pospuestas, así como la apertura en línea de galerías virtuales.

Se dibuja en el panorama una nueva realidad económica y formas de circulación de público y de obra.

La feria Frieze reportó en una publicación que la Alianza Americana de Museos de Estados Unidos estima las pérdidas diarias de los recintos de ese país en al menos 33 millones de dólares, aunque una nota de The New York Times ha hablado de 100 millones sólo para el Met, lo que hizo saltar las alarmas.

“¿Cómo sobrevivirán instituciones más modestas que carecen de un fondo de 3.6 billones de dólares como el Met?”, cuestiona el artículo de Frieze. Y, sobre todo, cómo harán los artistas ya de por sí sujetos a la estrechez económica.

El crítico y curador mexicano Cuauhtémoc Medina observa un “cambio de época, de ciclo económico y de perspectiva cultural”.

Ya lo advirtió la ONU, expone en entrevista, el mundo se enfrenta con el coronavirus a la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

Los desafíos enumerados por Medina son mayores ¿Cuán transformados quedarán la esfera pública y el espacio público además de la gran crisis económica global y su efecto sobre los mercados culturales y artísticos?

“Todo indica”, dice, “que una variedad de estructuras van a estar sometidas a un gran peligro: cines, espacios independientes; la enorme precariedad de la práctica cultural está en este momento en un riesgo enorme”.

El artista Bosco Sodi puso a circular en la red el texto Is the End of the World As We Know It? (¿Es el fin del mundo como lo conocemos?), donde insta a replantearse la “vorágine” de un mercado sin control y con poco espacio para la reflexión, un “monstruo que engulle”.

“¿Es necesario tener tantas ferias de arte, tantos eventos, tanto viaje, tanta velocidad?”, cuestiona.

Su mayor preocupación ante la actual crisis son los artistas jóvenes sin oportunidades.

Sodi proclama el fin de las obras de miles y miles de dólares en producción, en contra del despilfarro. Y augura que muchas galerías entenderán que los gastos excesivos no pueden seguir.

“Había un exceso de dinero que permitía a muchos artistas, tal vez incluido yo en muchas ocasiones, hacer producciones costosas y sofisticadas. Creo que esto va tener que hacer una reconexión con la esencia del arte”, señala en entrevista Sodi, quien se refugia en Casa Wabi, en Puerto Escondido, tras haber logrado salir de Nueva York, el principal foco de contagio en Estados Unidos.

Aun cuando todavía es temprano para medir los efectos de esta crisis sobre el mercado del arte, en México, ya se han dejado sentir.

“Simplemente estaba tramitando una compra de obras de arte en Estados Unidos para traerlas a México: imposible”, ejemplifica la economista mexicana especialista en el sector Ercilia Gómez Maqueo.

“Ya se cancelaron los traslados, el tránsito y los costos de los vuelos, y los seguros se fueron al cielo, además del dólar”.

Aún es incierto cuándo se reanudará la actividad, pero tampoco parece estar en el ánimo del público comprar arte en este momento, lo cual es una paradoja, añade, porque el arte es un bien de refugio en épocas de guerra y catástrofe, pero de largo plazo.

La subastadora Sotheby’s, que emplea a mil 700 personas a nivel global, envió a 200 de sus trabajadores a casa sin sueldo, entre otras medidas ante la crisis, de acuerdo con el Wall Street Journal.

La casa, no obstante, anunció apenas la semana pasada que alcanzó un récord de ventas para una venta de Diseño en línea con 4 millones de dólares, subasta que originalmente iba a ser en vivo. Y aún más: en lo que va de 2020 ha logrado hasta la fecha 36 millones de dólares en pujas en línea, más del doble que en el mismo periodo de 2019.

Algo que no es ninguna sorpresa: un reporte de Artprice.com ha señalado la capacidad de las grandes casas para trasladar sus actividades a la red.

Por otra parte, Christie’s Asia Pacífico reportó, según la misma fuente, que un 40 por ciento de sus nuevos clientes habían sido reclutados a través de sus canales en línea, y el mayor crecimiento es de origen asiático.

El comercio por internet sí ha crecido mucho, pero hasta un determinado precio.

Y es que las subastas virtuales, ataja Gómez Maqueo, no son el sitio para obras de alta gama y precio.

“No estoy segura de comprar un Picasso de 3 millones de dólares sin verlo”, dice la economista.

Ante la crisis, esquemas que intentan paliar la situación de una forma solidaria han emergido del propio circuito del arte.

En Hong Kong, la primera plaza fuera de China afectada por la crisis del coronavirus, se lanzó la plataforma en línea sin fines de lucro Art Power HK para publicitar eventos y exposiciones en una de las “más dinámicas capitales del arte”.

De acuerdo con Artprice.com, una estrategia similar se replicó en Francia con el llamado del galerista Georges-Philippe Vallois a otros colegas para crear una “plataforma común de ventas”.

En Los Ángeles, The Getty Trust dispuso de 10 millones de dólares para un fondo de ayuda a organizaciones locales, mientras que en Alemania la Asociación de Marchantes de Arte pidió al gobierno bajar los impuestos a las obras artísticas como una forma de minimizar el impacto negativo de la actual crisis.

En México, en cambio, no se han anunciado apoyos similares, aun cuando en estas semanas de contingencia a millones de personas se les ha vuelto evidente la necesidad del arte para acompañar su existencia.

“En los últimos años, y particularmente en esta administración, ha habido un discurso muy poco generoso respecto de la producción cultural, académica y científica”, observa Medina.

El consenso es que, tras esta crisis, no deberíamos salir igual que antes.

“Hay que abrir la conversación, con propuestas de la comunidad, de conciencia y no conveniencia”, refuerza Gómez Maqueo.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows