El Dólar
Compra:
$18.60
Venta:
$20.20

Pancho López

A inicios de la década de los 80´s se hizo muy famosa una canción interpretada por Los Hermanos Barrón llamada “Pancho López”. La tocaban continuamente las difusoras y como era muy “pegajosa” pronto se situó en los primeros lugares de popularidad. Dicha canción narra la historia de un chamaco que según dicta la letra, a los dos años hablaba inglés, y mató a dos hombres a la edad de tres, en tanto que “a los cuatro años sabía cantar, tocar guitarra y hasta bailar”, para luego a los cinco años, montar, fumar y emborracharse con mezcal.

A los seis años se enamora, a los siete se casa y a los ocho es padre, para luego a los nueve morir. La canción termina con la frase “y el consejo de la historia es: no vivas la vida con tanta rapidez”. En aquel entonces yo tendría unos 10 años y me juntaba con la palomilla del barrio y nos mostrábamos sorprendidos de que el mentado Pancho López hubiese tenido un hijo a los ocho años. Comentábamos si eso era posible, sin entender que no era más que una moraleja que habla precisamente que no se debe vivir la vida tan aprisa.

Y de hecho nosotros la vivíamos lo más pausada posible, lo más acorde a nuestra edad, entre juegos entretenidos a base de correr, y con los que nos divertíamos siempre. Ni que pensar en novias, o en fumar, o en tomar, claro que no, teníamos miedo a nuestros padres que siempre estaban vigilantes de nosotros para no descarriarnos.

Eran otros tiempos, que lamentable no volverán, porque ahora parece ser que los niños y jóvenes de hoy compiten precisamente por ver quien lleva una vida más rápida. Hoy en día es lamentable ver a chamacos de 13, 14 o 15 años (que no dejan de ser niños) fumando e incluso tomando, y ya no a escondidas, sino abiertamente, y ni quien les diga nada. Que esperanzas que nosotros hiciéramos eso antes en los barrios, nunca faltaría la vecina que nos llamara la atención y nosotros cabizbajos aceptaríamos la reprimenda. No, eso ya pasó, y no volverá. Hoy el ser grosero e irreverente “es la moda”, hoy los chamacos si no dicen una maldición por cada 20 palabras, no están a gusto.

Hoy si no se toman videos (y peor aún los suben a la red) fumando o tomando, o diciendo cuanta sonsera se les ocurre, no están contentos, no están satisfechos. Y para muestra ahí está el caso del mentado “Pirata de Culiacán”, recientemente asesinado, a sus apenas 17 años de edad. Un imberbe sujeto que se hizo famoso por tomar alcohol en exceso y publicarlo en YouTube, y de ahí en adelante seguir transmitiendo videos incurriendo en una serie de atrocidades, que lamentablemente otros entes igual o peor que él le fueron aplaudiendo hasta convertirlo prácticamente en una celebridad, porque desgraciadamente el mundo en que vivimos ha cambiado tanto, que ahora aplaudimos lo negativo y rechazamos lo positivo.

Nos hemos convertido en una sociedad sin sentido. Lo peor del caso es que estos ejemplos son seguidos por otros jóvenes que ven en esto la forma de hacerse famosos, e incluso ganar dinero de manera fácil, toda vez que por desgracia también hay portales de Internet como el propio YouTube que paga dinero por la publicidad que genera los videos considerados “virales”. Y así pues cualquier persona puede llegar a ganar dinero y fama, haciendo tarugada y media. Y por eso tenemos tanto joven sin trabajo, bajo el clásico argumento de que si un tonto logro la fama haciéndola de patiño, ¿porque ellos no habrán de conseguirla con un golpe de suerte? Por desgracia estos jóvenes no se ponen a pensar que ese tipo de vida no conlleva a nada. Es una vida acelerada, una vida a la Pancho López.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman El Grande Editorial: Líder Web y Líder Tv

Contactanos:
Tel: (867) 711 2222
Email: editor.liderweb@gmail.com

Social

328 Follows