El Dólar
Compra:
$17.30
Venta:
$18.30

Escándalos y vínculos con el crimen organizado persiguen la candidatura de Carmen Lilia Canturosas

Oscar Mario Hinojosa Ramírez, esposo de la candidata a la reelección, está vinculado con el Cártel del Golfo; negoció con Osiel Cárdenas Guillén la entrega de Nuevo Laredo al CDG, además de estar involucrado en diversos ilícitos, entre ellos el “suicidio” de su primera esposa en Miguel Alemán.

Agencias

Nuevo Laredo, Tam.— En medio de una campaña electoral marcada por la incertidumbre y la controversia, la candidata a la reelección, Carmen Lilia Canturosas, enfrenta una serie de acusaciones que ponen en entredicho su idoneidad para el cargo. Revelaciones recientes señalan una red de relaciones turbias, vinculadas estrechamente con el crimen organizado y la corrupción, que empañan su trayectoria política y generan preocupación entre los ciudadanos.

Uno de los puntos centrales de las críticas es la relación del esposo de la alcaldesa con licencia, Óscar Mario Hinojosa Ramírez, con el Cártel del Golfo, quien fue Agente del Ministerio Público del Estado y Director de la Policía Ministerial del Estado, de donde fue destituido por estar involucrado en el secuestro y asesinato del empresario neoleonés José Antonio Cervantes Ezpeleta.

Hinojosa Ramírez ha estado implicado en una serie de actividades ilícitas, que van desde el tráfico de drogas hasta el cobro de sobornos y la participación en secuestros y ejecuciones. Además de la sombra de la duda en el supuesto suicidio de su primera esposa, en Miguel Alemán. Su pasado oscuro y su complicidad con el crimen organizado plantean serias interrogantes sobre la integridad de Carmen Lilia y su capacidad para liderar la administración municipal.

Óscar Mario Hinojosa Ramírez, exdirector de la Policía Judicial del Estado bajo la administración del exgobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba, actualmente preso en Estados Unidos por lavado de dinero, fue quien entregó Nuevo Laredo al Cártel del Golfo.

En una reunión en esta frontera, Óscar Mario negoció con Osiel Cárdenas Guillén, en ese entonces líder del Cártel del Golfo, para que elementos de la Policía Judicial del Estado dieran protección a los sicarios del CDG que llegaron a esta frontera, para apoderarse a sangre y fuego de la plaza, acabando con las dos organizaciones delictivas que operaban, Los Texas y Los Chachos.

De acuerdo con los registros de la Agencia Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés), la fecha de liberación de Cárdenas Guillén está determinada para el 30 de agosto de 2024, y Óscar Mario, ligado al CDG y al Clan Carmona, pretende entregar nuevamente Nuevo Laredo a la organización delictiva, que en la facción Matamoros está bajo las órdenes de la familia Cárdenas.

Óscar Mario Hinojosa, conocido por su trabajo en la policía ministerial, fue subordinado del difunto Procurador de Justicia del Estado de Tamaulipas, Francisco Tomás Cayuela, apodado el abogado biónico debido a rumores de que se llevó seis millones de dólares al salir de la PGJ, financiando un año de viajes por Europa.

Sin embargo, la atención recae sobre el jefe de la policía de esa época, cuando Tomás Yarrington gobernaba Tamaulipas, actualmente encarcelado en Estados Unidos. Durante ese tiempo, maletas llenas de dólares recogidas de las comandancias eran cuotas pagadas por la delincuencia organizada para controlar las plazas, y la policía ministerial se vio implicada en el secuestro y asesinato del empresario de Nuevo León, Cervantes Espeleta.

La investigación, realizada por el comandante de la Policía Ministerial del Estado de Nuevo León, Olegario Contreras Aguilar, reveló que la Policía Judicial del Estado de Tamaulipas protegía y operaba una red de secuestradores, y el director de la corporación en esa época era Oscar Mario, esposo de Carmen Lilia, lo que llevó a su cese. Actualmente Contreras Aguilar es el Comisario de la Policía Ministerial de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas.

Los periódicos nacionales, Excélsior y El Universal, entre otros, dieron a conocer la información.

El 13 de enero de 2004, la destitución de altos mandos policiales en Tamaulipas sacude la tranquilidad de la región. El director de la policía ministerial del estado, Óscar Mario Hinojosa Ramírez, junto con el comandante en Reynosa, Felipe Ramírez López, y otros 15 agentes, fueron separados de sus cargos tras ser vinculados con el secuestro y asesinato del empresario regiomontano José Antonio Cervantes Ezpeleta, acontecido en diciembre del año anterior.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) anunció que esta drástica medida se tomó debido al presunto desvío de las primeras investigaciones del caso, revelando una posible complicidad en los hechos que estremecieron a la comunidad.

Las autoridades informaron que el cese de estos altos funcionarios se fundamentó en el descubrimiento de irregularidades en el manejo de las primeras indagatorias del caso. Según la PGJE, tanto Hinojosa Ramírez como Ramírez López y su equipo, quienes estuvieron a cargo de las primeras pesquisas, desviaron el curso de la investigación del secuestro y posterior asesinato del empresario regiomontano.

El secuestro y homicidio fueron perpetrados por dos agentes de la PJE, Rubén Hernández López alias El Sargento y Vicente Javier Guillén alias El Cholula. El primero fue asesinado en el penal de Reynosa, después de involucrar a la Policía Judicial del Estado en la recolección de dinero de la delincuencia organizada, que era entregado al entonces gobernador, Tomás Yarrington Ruvalcaba.

En esas fechas, el presidente del PAN en Tamaulipas, Ramón Sampayo Ortiz, dijo en entrevista que a Óscar Mario Hinojosa Ramírez, lo mismo que a los comandantes Felipe Ramírez y Hernán Gómez Edy “les resulta responsabilidad” por haberse involucrado en el plagio y asesinato de Cervantes Ezpeleta, así como a los policías ministeriales Vicente Javier Guillén Espinosa, El Cholula, Rubén Hernández López, El Sargento, y Juan Manuel Ayala García, subcomandante de la Policía Preventiva de Reynosa. Añadió que según informes de los hechos, “hay una serie de contradicciones, en las que se ponen en evidencia serias irregularidades en la investigación”.

VINCULADO TAMBIÉN AL CLAN CARMONA

Óscar Mario Hinojosa Ramírez y Ricardo Peralta operaron financieramente para Julio Menchaca, gobernador de Sinaloa utilizando recursos ilícitos. Hinojosa Ramírez, esposo de Carmen Lilia Canturosas y quien coordinó la campaña Américo Villarreal, gobernador de Tamaulipas, estuvo involucrado en escándalos relacionados con el extinto Sergio Carmona Ángulo, quien financió campañas con dinero del tráfico de gasolina “huachicol” por las aduanas de Matamoros y Reynosa.

Hinojosa Ramírez, exdirector de la Policía Ministerial de Tamaulipas, tiene un historial de delitos como tráfico de drogas, cobro de sobornos, secuestros y ejecuciones, según la investigación PGR/SIEDO/UEIDCS/483/2004.

Ricardo Peralta, en colaboración con los Carmona, orquestó campañas con recursos del huachicol, utilizando “Pipas de Aceite” llenas de diésel y gasolina, escoltadas por la Guardia Nacional. Tanto Peralta como Hinojosa estuvieron implicados en llevar dinero sucio del huachicol, a través del Grupo Sinaloa y con el apoyo de Rubén Rocha Moya, financiando la campaña de Julio Menchaca, actual gobernador de Hidalgo, según diversas fuentes.

Los múltiples escándalos y vínculos con el crimen organizado que rodean la candidatura de la esposa de Oscar Mario Hinojosa Ramírez, la alcaldesa con licencia Carmen Lilia en Nuevo Laredo, plantean serias dudas sobre su idoneidad para el cargo y ponen en riesgo la integridad y la seguridad de los neolaredenses.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman El Grande Editorial: Líder Web y Líder Tv

Contactanos:
Tel: (867) 711 2222
Email: editor.liderweb@gmail.com

Social

805 Follows