El Dólar
Compra:
$18.30
Venta:
$19.80
  • CORONAVIRUS MEXICO

    Confirmados: 2,754,438

    Muertes: 238,595

  • CONFIRMADOS EN:

    Tamaulipas: 64,718

    Nuevo Laredo: 5,479

    Laredo, Texas: 45,412

  • MUERTES EN:

    Tamaulipas: 5,575

    Nuevo Laredo: 765

    Laredo, Texas: 859

Ven triunfo ciudadano tras elección

Elecciones mostraron que participación ciudadana se fortaleció pese a complejidad, según actual consejero presidente de INE y predecesores

El actual consejero presidente del INE y sus tres predecesores en el IFE dan su diagnóstico sobre los comicios del pasado domingo. [Agencia Reforma]
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Después de meses de tensión con el Ejecutivo, el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, considera que el organismo contó con el respaldo de la ciudadanía, que se apropió del proceso electoral en un contexto complejo.

Consejero electoral desde 2011 y electo presidente del organismo en 2014 para un periodo de nueve años, Córdova asegura que el INE se fortalece como una institución autónoma de garantías de los derechos y del control político electoral.

En su opinión, “la ciudadanía respaldó el trabajo del INE y, por eso, la opinión generalizada es que el Instituto cumplió con su tarea”.

Pasada la aduana de la elección de 6 de junio, ahora se abren nuevos retos para la institución: la consulta de ex Presidentes y la revocación de mandato.

¿Qué balance hace de la elección?

La elección del domingo deja un balance muy positivo, en muchos sentidos. Fue una elección que se enfrentó a una serie de complejidades: primera, la pandemia; segunda, el contexto de inseguridad, y tercera, el ambiente crispado y los ataques que en un contexto de polarización y de intolerancia se generaron de manera inédita en contra de la autoridad electoral, de parte de algunos actores que nunca habían emprendido una lógica de descalificación a las autoridades electorales como ahora.

Fue una jornada electoral con una participación masiva, que demostró que los ciudadanos confiaron en las medidas sanitarias que el INE instrumentó. Esas medidas provocaron que un ejército ciudadano se volcara, se apropiara, de la elección, fungiendo como funcionarios y funcionarias de casilla.

La inseguridad no es algo que haya opacado la jornada electoral, aunque tuvimos algunos episodios aislados de violencia y derivados de la conflictividad social que prevalece en algunas zonas del País.

La ciudadanía respaldó el trabajo del INE y, por eso, la opinión generalizada es que el Instituto cumplió con su tarea. También por parte de misiones internacionales que acudieron a observar esta elección, todos hacen un reconocimiento unánime a la movilización de ciudadanos que se dio y al trabajo organizativo y técnico, impecable, que realizó el INE.

Los conteos rápidos, el PREP y los cómputos distritales demostraron la altísima eficacia y precisión con la que se realizan las elecciones.

Había quienes sostenían que el INE debía morir para que sus funciones pasaran al Poder Judicial o a la Secretaría de Gobernación, y estaban profundamente equivocados, es una elección de civilidad democrática para todos.

¿Qué mensaje manda el electorado?

Los ciudadanos mandan una buena señal de que México apostó a la democracia, que recrea elección tras elección.

¿Cómo queda parado el INE después de meses complejos en su relación con el Ejecutivo?

El INE queda muy bien posicionado, no veníamos mal, es la institución de mayor confianza, ahí está la encuesta de cultura cívica del INEGI, el 60 por ciento de confianza, y las muchas encuestas que distintos medios han realizado en medio de los embates, agresiones, amenazas, que el INE recibió, algunos nos colocan hasta con el 68 por ciento de confianza, nunca antes se había visto ese respaldo de la ciudadanía a su autoridad electoral, y esto hace que el INE, frente a esos embates, y los que vengan en el futuro, esté mucho más fuerte.

El INE no se confronta con ningún actor político, con ningún gobierno, sino simplemente hace cumplir la ley, las reglas, lo establecido en el juego democrático.

¿Cuál es la postura que debe asumir el INE ante nuevos retos y ante ejercicios como la consulta de ex Presidentes y la revocación de mandato?

La consulta popular la tendremos que organizar el 1 de agosto, o la revocación de mandato, que por cierto, una figura para la que no hay ley, evidentemente tendremos que presupuestar para que no nos vuelva a pasar esta falta de solidaridad y responsabilidad de otros poderes como el Ejecutivo, que solicitó la consulta y no proveyó de recursos; la Suprema Corte de Justicia de la Nación que avaló la consulta y la pregunta, pero declaró infundada la controversia que el INE interpuso para hacer cumplir con su trabajo, y el Legislativo que convocó a la consulta y no generó al presupuesto ni un solo peso para este ejercicio.

Sin embargo el INE va a cumplir con la realización de la consulta, tenemos buenas prácticas administrativas, todas las compras son realizadas con licitaciones públicas, a diferencia de lo que pasa en otras áreas de la administración pública, y eso ha generado ahorros, economías. Evidentemente no se hará una consulta equiparable con la elección del 6 de junio, no vamos a instalar 162 mil casillas, apenas 50 mil, pero haremos un trabajo serio, pero no competirá con la seriedad y profesionalismo con el que el INE cumple sus mandatos constitucionales.

Los retos siguen y quien piense que el INE se convirtió en automático, luego de la elección, en una institución cómoda para los distintos poderes, se equivoca, el INE es una institución autónoma de garantías de los derechos y del control político electoral, por eso cumplirá con su función contando con el respaldo de la ciudadanía, y seguirá defendiendo su autonomía con cada decisión, mostrando su independencia, y sobre todo la imparcialidad que ha demostrado en su trabajo.

‘Se apropian ciudadanos de elecciones’: Leonardo Valdés, presidente del IFE 2008-2013

Leonardo Valdés, presidente del Instituto Federal Electoral (IFE) de 2008 a 2013, economista, sociólogo y actual profesor en el Instituto de Ciencias de Gobierno y Desarrollo Estratégico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), coloca a los ciudadanos y ciudadanas y su participación entre los valores más destacados de esta elección.

Una participación ciudadana, dice, que se inició desde la creación del IFE, que fue retomada por el Instituto Nacional Electoral (INE), que se expresa en la decisión de ser autoridades en las mesas de casilla y en la emisión de un voto que el 6 de junio repartió el poder político y provocó un reequilibrio en el País.

“Los ciudadanos se están apropiando de los procesos electorales y es un buen mensaje. El voto cruzado llegó para quedarse. Y lo que nos da esta elección pues es que se redistribuyó el poder político, se reequilibró”, apunta Valdés, en entrevista.

¿Cuál es el balance general que haces de la elección del 6 de junio?

Primero hay que señalar el crecimiento en la participación. Se rompió la barrera del 50 por ciento que hacía mucho tiempo que no se rompía, esto es producto de un cambio en la tendencia que se venía produciendo desde 1991 hasta el 2003. En las elecciones intermedias descendía cada vez más el nivel de participación o para decirlo en positivo, crecía cada vez más la abstención. La reforma 2007 dio algunos elementos para detener esa caída. La actualización de la credencial de elector y su caducidad de 10 años, la coincidencia de elecciones locales con la elección federal también es un aliciente para la participación, así como el tan discutido y por muchos odiado modelo de comunicación que le da información a la gente, la gente sabe cuándo va a haber elecciones y quiénes son los que están compitiendo. Es un modelo que muchos dicen que se debe cambiar, igual y sí se debe cambiar, se debe modernizar, pero yo creo que cumplió su cometido.

Llegar a más del 52 por ciento de participación es un punto muy importante, es un logro, no solo del INE y de los partidos, sino que es un logro de los ciudadanos. Los ciudadanos se están apropiando de los procesos electorales y es un buen mensaje. La respuesta a la integración de las mesas de casilla también fue sorprendente. En medio de la pandemia la gente que salió sorteada, decidió poner a lado sus temores de contagio y acudieron, hicieron su trabajo como siempre lo han hecho, con mucha honestidad, contando los votos, asentando los resultados en las actas. Esta ciudadanización que empezó con la creación el IFE y que se fue perfeccionando con el paso del tiempo y que ahora en realidad nos da un excelente resultado. Los ciudadanos, las ciudadanas en realidad se toman muy en serio esta situación de ser autoridad electoral en el día de las elecciones.

¿Y qué dicen los números de los resultados?

Evidentemente es un triunfo para Morena porque se conserva como el partido más votado y el que va a tener la bancada más grande en la Cámara de Diputados, pero también es un triunfo para la Oposición, en el sentido de que con la estrategia que siguieron de hacer su alianza, lograron disminuir la presencia de Morena en la Cámara de Diputados y eso parecía muy difícil al principio por la gran aceptación que tiene el Presidente de la República y esos niveles tan altos de aprobación que tiene en las encuestas.

Parecía muy difícil que la Oposición lograra quitarle la mayoría relativa a Morena y lo logró; Morena, hasta donde yo voy, con los datos del Conteo Rápido no llegará a los 200 diputados con lo cual, esto quiere decir que está lejos de los 251 que es la mayoría simple. Se habla mucho de que con sus aliados lo puede lograr. Yo diría que hay que esperar porque el Verde y el PT no son nuevos, es más, son partidos más viejos que Morena. Morena es un partido más joven que el Verde y el PT que desde hace mucho tiempo saben negociar y saben ponerle precio a sus alianzas legislativas. Creo que Morena lo sabe, por eso no ha festejado demasiado, salvo el Presidente, que bueno a él le toca festejar, sí o sí, pero tengo la impresión de que Morena sabe bien que no va a ser una situación fácil.

Por el otro lado está el tema de las gubernaturas. Tengo la impresión de que no en todos los estados que Morena eventualmente se lleva la Gubernatura tendrá Congresos controlados por sus diputados y es muy probable que se presente en varios estados de la República.

Ahí está el caso que estamos viendo en Nuevo León

Ahí además hay un dato de la mayor importancia y aquí ya dejo la parte digamos política para irme más a la parte de sociología política. El voto cruzado llegó para quedarse en México, nuestros ciudadanos y nuestras ciudadanas saben bien cómo administrar sus preferencias electorales, cómo distribuir el poder político y la representación. No es la primera vez que sucede, viene sucediendo ya desde hace varios años. Y Nuevo León nos está diciendo eso, y creo que se está repitiendo en varios lugares de la República, es una muestra de madurez de la democracia”.

¿Crees que cambió el clima después del 6 de junio en el País, que estaba tan polarizado?

Sí, sí. Yo creo que se reequilibró la distribución del poder. Creo que la polarización era producto de que se había concentrado demasiado poder en una sola persona y eso no es nuevo para los mexicanos. Hay por supuesto muchos mexicanos jóvenes que no recuerdan cómo era nuestro sistema político antes, pero algunos sí lo recordamos, que lo vivimos, que lo sufrimos, que luchamos para cambiarlo y otros que lo han estudiado en los libros de historia y que saben que no es bueno para este País que el poder político se concentre en una sola persona, en unas solas manos y lo que nos da esta elección pues es que se redistribuyó el poder político, se reequilibró y eso va a permitir que funcionen las instituciones adecuadamente.

¿Cómo queda el INE después de las tensiones y los enfrentamientos que tuvo con el Ejecutivo?

Queda muy bien, entregó buenos resultados. La verdad es que no se salió del guión, que además el guión lo da la ley y me da la impresión de que el consejero presidente, las consejeras, los consejeros ya tienen experiencia en seguir ese guión. No veo condiciones ni políticas ni sociales para intentar una reforma de gran calado que pudiera transformar al Instituto o transformar el sistema electoral mexicano, además de que no es aconsejable. Esas reformas, cuando se han realizado, se han realizado después de la elección presidencial, para ponerse a prueba en la intermedia y si hay que hacer ajustes hacerlos después de la intermedia para llegar a la elección presidencial con un sistema fuerte y consolidado. Ahora no tiene justificación ni técnica ni política ni social.

¿Qué tendría que hacer el INE ante los retos como la consulta popular y la revocación del mandato?

El INE creo que ha actuado con responsabilidad y esto es algo que hay que reconocer, que el INE heredó del IFE. El IFE demostró que en esta construcción democrática la responsabilidad es muy importante y el INE creo que ha hecho muy bien en continuar con esa posición. Supongo que el INE va a hacer lo mejor que pueda para instalar las mesas de votación, ya anunciaron que será un número limitado, no más de 50 mil, en realidad son pocas, para eso les da el presupuesto que tienen y tengo la impresión de que la pregunta es muy barroca, muy difícil de entender, la motivación de las personas para ir a votar no va a ser grande, de tal suerte que no se va a llegar al mínimo que establece la Constitución de participación de un 40 por ciento para que los resultados sean vinculantes, de tal suerte que parece un ejercicio que no va a buen destino.

Y la revocación del mandato yo diría que hay que esperar porque la revocación del mandato no es en automático, alguien la tiene que solicitar y no veo quien quiera solicitarla. Yo no veo que los humores sociales estén como para querer revocar el mandato del Presidente y me parece que el propio Presidente convoque a su revocación, no tiene mucho sentido.

‘La gente legitimó el proceso electoral’: Luis Carlos Ugalde, presidente del IFE 2003-2007

Luis Carlos Ugalde, presidente el Instituto Federal Electoral (IFE) entre 2003 y 2007, considera que el actual órgano electoral sale legitimado, gracias a la participación ciudadana del pasado domingo.

Resume que el mensaje que envía el electorado es de la necesidad de contrapesos al Presidente, pero a nivel local se expresa satisfacción por la marcha del País.

“El INE queda bien, hizo un buen ejercicio democrático y eso le quita argumentos al Presidente”, sostiene.

“Muchos pensábamos que el lunes después de la elección, el Presidente iba a salir a denostar a la autoridad, y no lo hizo, y creo que garantiza que el INE tiene batería para seguir funcionando en los próximos años”.

¿Qué lecciones deja la elección del domingo pasado?

Es un balance positivo porque el proceso fue legitimado por la participación de la gente y por los candidatos que en general han aceptado el resultado. Es un proceso aceptado y validado políticamente.

Positivo porque tenemos certeza que el juego se va a repetir, de que las reglas electorales y lo que llaman la interacción democrática se va a seguir dando en el futuro y ese era un temor que había, que llegáramos a 2024 con otro instituto electoral, con otras reglas, y sin cancha pareja para competir, esto también se superó.

Hubo una distribución del pastel, quizá cargada de un lado, pero varios actores ganaron un pedazo, y siempre es saludable.

¿Qué mensaje manda el electorado a los políticos?

Hay mensajes claros a los actores políticos, primero al partido en el poder a nivel nacional, de que la gente quiere más contrapesos; dos, mensaje claro en la Ciudad de México, así como en Puebla y algunas zonas del Estado de México y capitales donde hubo un rechazo al partido oficial, cuando hace tres años hubo un voto contundente a su favor.

El mensaje a nivel local es que hay una enorme legitimidad de Morena, una satisfacción en general con la marcha del País y ese mensaje fue claro. No es un mensaje a la Oposición, sino un mensaje de satisfacción de que la marca Morena es una en la que tienen más confianza que la marca PRI o PAN, principalmente al margen de los candidatos que presentó Morena, la gente votó por la marca, por la esperanza, por la popularidad del Presidente.

En general veo un mensaje de contrapesos al Presidente y un mensaje de satisfacción a nivel local.

¿Cómo queda parado el INE después de meses complejos en su relación con el Ejecutivo?

El INE queda bien, fortalecido, porque hizo bien las cosas, por haber resistido a los embates presidenciales, hizo un buen ejercicio democrático y eso le quita argumentos al Presidente, que muchos pensábamos, que el lunes pasado iba a salir a denostar a la autoridad, no lo hizo, y creo que garantiza que el INE tiene batería para seguir funcionando en los próximos años.

¿Cuál es la postura que debe asumir ante nuevos retos y ante ejercicios como la consulta de ex Presidentes y la revocación de mandato?

El INE lo que únicamente tiene que hacer es acatar el mandato y organizarlo, ya el INE interpuso una controversia constitucional por la insuficiencia presupuestaria y la va a organizar con estándares menores de calidad y de logística porque no tiene dinero, y la revocación que el Presidente quiere autoorganizarse en marzo de 2022, si se cumplen los requisitos para solicitarla, el INE debe organizarla.

¿Qué tienen que hacer los actores políticos frente a esa simulación democrática que se quiere hacer? Deberían ignorar al Presidente. Estamos terminando apenas, bueno faltan varias semanas para que concluya el proceso electoral, y el Presidente ya quiere activar otra vez las luces del pleito electoral, y esto, además de que va a mantener al País en una polarización creciente y le va a dar reflectores al Presidente para su discurso divisorio, ambas son una distracción.

La revocación es una oportunidad de provocación, así como se invitó a votar al 6 de junio, deberíamos hacer una convocatoria para no votar en estos ejercicios porque son una oportunidad, no para profundizar la cultura democrática, son para profundizar la cultura de la discordia y eso le hará mucho daño al País. Así como celebro el ejercicio cívico del 6 de junio, después de la consulta y revocación de mandato, el País va a estar enfrentado, polarizado, peleado, y eso no es saludable.

‘México no cabe en un solo partido’: José Woldenberg, presidente del IFE 1996-2003

José Woldenberg, consejero presidente del entonces Instituto Federal Electoral (IFE) de 1996 a 2003, y a quien le tocó encabezar la elección de la primera alternancia en el País en el 2000, considera que en las elecciones del 6 de junio se expresó un México plural.

“Lo que las urnas nos dicen es que en México hay diferentes corrientes de opinión, de interés y que votan de manera diferenciada y que el México de hoy y el de ayer y el de mañana simple y sencillamente no cabe bajo el manto de un solo partido, de una sola ideología y mucho menos de una sola voz”, apunta el actual profesor de la UNAM.

¿Qué balance haces de la elección del domingo?

Desde el punto de vista de la organización, creo que fue un éxito, no solamente por la instalación de casillas, sino porque se dio en medio de una pandemia y que afortunadamente el INE se asesoró con un comité de expertos en materia de salud y se establecieron todas las medidas sanitarias del caso. Además, el Programa de Resultados Electorales Preliminares y el Conteo Rápido funcionaron como reloj suizo. Entonces, desde el punto de vista organizativo muy bueno.

Desde el punto de vista de la participación, si comparamos con las últimas tres elecciones intermedias, pues ésta incrementó la participación, fueron más del 52 por ciento, cuando en las tres anteriores fue por debajo del 50 por ciento. Claro, estas intermedias tuvieron una peculiaridad: concurrieron con muchísimas elecciones locales, prácticamente en todos los estados y eso incrementó la participación.

Una de las mayores preocupaciones para mi, es la de la violencia que acompañó al proceso electoral, es decir, amenazas, secuestros, asesinatos que nos dicen que los grupos delincuenciales han decidido intervenir en materia política.

Otra de las preocupaciones, para mí, es la actitud que asumió el gobierno y Morena contra el INE, una actitud desde mi punto de vista infundada, que no entienden lo que ha costado crear una institución electoral autónoma.

¿Y cómo viste los resultados electorales?

Bueno, afloró el México plural que todos deberíamos de asumir. Es decir, lo que las urnas nos dicen es que en México hay diferentes corrientes de opinión, de interés y que votan de manera diferenciada y que el México de hoy y el de ayer y el de mañana simple y sencillamente no cabe bajo el manto de un solo partido, de una sola ideología y mucho menos de una sola voz. Eso es lo que ahí se manifestó. Vamos a tener en la Legislatura a 7 partidos políticos, ahí está la pluralidad.

Si uno ve las cifras agregadas, la única elección nacional fue la de la Cámara de Diputados y ahí las cifras agregadas dicen los siguiente: que la coalición de Morena en torno a Morena, esto se ha dicho mucho, no solo no tiene mayoría calificada, sino que además no tuvo la mayoría de votos y eso suele la gente olvidarse. Es decir, si uno suma los votos de PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, que no fueron juntos, pero que si uno los suma, pues uno se da cuenta que eso suma más que los de Morena, PT y PVEM, pero claro tenemos un sistema electoral mayoritariamente uninominal que permite incluso una sobrerrepresentación de hasta el 8 por ciento y aplicando pues las reglas que están ahí, pues sí, esa coalición va a tener más votos que los otros partidos. De nuevo una minoría, la minoría de votos, va a tener la mayoría de escaños. Y la mayoría de votos va a tener menos porque no tenemos un sistema de representación proporcional. Pero bueno, así son las reglas del juego.

¿Y cómo ves la integración de la Cámara, de los posibles grupos parlamentarios, los triunfos en las Gubernaturas?

En la Cámara, como todos sabemos, Morena no tiene mayoría absoluta. Entonces, va a tener, si quiere hacer pasar leyes o aprobar el presupuesto, que negociar con sus propios aliados, es decir, con el Partido Verde, con el Partido del Trabajo, si quiere tener más de 250 votos. Ahora, si quiere reformar la Constitución, va a tener que negociar con alguno de los partidos políticos opositores, porque, digo yo, por fortuna no tiene mayoría calificada y no puede cambiar por sí misma la Constitución.

Ahora, en materia de Gobernadores, pues sí, ahí sí a Morena le fue, y a su coalición le fue muy, muy bien. Es decir, ganaron 11 de 15 gubernaturas. A quien le fue muy mal fue al PRI, perdió todas sus gubernaturas. Se va a quedar con 4 a nivel nacional. Morena va a tener 16, el PAN 8, MC 2, esta coalición del Partido Verde y el PT en SLP tiene una y el Partido Encuentro Social en Morelos, ahí con Cuauhtémoc Blanco es otra. Esas son las 32. Entonces sí hay un avance muy fuerte de Morena en término de las gubernaturas. Toda la parte occidental del País es muy espectacular cómo avanzaron, ganaron las dos Baja Californias, Sonora, Sinaloa, Nayarit, ahí lo único que se interpone en esa franja del mapa, digamos, es Jalisco. Ganaron Colima también, entonces pues sí en términos de Gobernadores a Morena creo que le fue bastante bien.

Y lo otro, también se ha comentado mucho que es el fenómeno no solo de la Ciudad de México, sino de la zona conurbada y demás en donde a Morena y sus aliados les fue bastante, bastante mal, en comparación con el 2018.

Aquellos que quieren, que creen que un País con la complejidad, las desigualdades, la masividad y la modernización que tiene este País, que todo eso puede caber bajo una sola expresión política, fue evidente que ese es un sueño conservador imposible. México es un País plural y por eso es tan importante que tenga una autoridad de carácter autónomo en materia electoral, que le dé garantías a todos, a todos los partidos, a todos los gobiernos, a los ciudadanos, que este alineada con ninguna fuerza política y con ningún Gobierno, y eso fue lo que se demostró. Es más, yo creo que el gran ganador de las elecciones fue el INE.

¿Cómo queda el INE en cuanto a la tensión, el enfrentamiento que tenía con el Ejecutivo?

No, el INE no tenía un enfrentamiento con el Gobierno federal. El Gobierno federal estaba descalificando al INE y el INE cumpliendo con su función. Yo espero que, luego de estas elecciones, en el propio Gobierno y en el propio partido mayoritario se tome conciencia de lo importante de apoyar y fortalecer al INE, a una autoridad electoral de carácter autónomo. Yo creo que eso lo aprecia y mucho la ciudadanía, eso lo aprecia y mucho la academia, que eso lo aprecia y mucho los demás partidos, que eso lo aprecian y mucho las organizaciones de la sociedad civil.

El INE tiene retos enfrente como la consulta popular y la revocación del mandato.

La consulta que se va a hacer es una consulta pues que final de cuentas fue decidida por la Corte, el INE la tiene que llevar a cabo pues porque está obligado, pero mi opinión de esa consulta es que es una barbaridad. ¡Hombre! hay que leer la pregunta que se va a hacer. Es una pregunta que no dice nada, lo dice todo. Es una pregunta equívoca. Es una de las mayores vergüenzas que ha emanado de la Corte, pero bueno, esa es mi opinión personal, el INE la tiene que hacer. No creo que el INE tenga problemas en términos técnicos; el problema es de otra índole. El problema es que un país como el nuestro no se merece una consulta como esa, eso es el problema, da pena.

Y la votación sobre la revocación del mandato tiene que ser a solicitud de los ciudadanos, no a solicitud del Gobierno, entonces vamos a ver qué pasa. Para qué adelantamos vísperas.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows