El Dólar
Compra:
$18.00
Venta:
$18.90

Recibe a cientos en el funeral de su esposa

Unas 700 personas acudieron al funeral de Margie Reckard; Antonio Basco, esposo de la víctima en el tiroteo de El Paso, recibió entre lágrimas a los asistentes.

Extraños caminaron hacia él y lo abrazaron. Algunos rezaban.[Perches Funeral Home /Facebook]
Agencias

E.U.-Durante 22 años estuvieron juntos. Ella era todo lo que él tenía.

Luego se convirtió en una de las 22 personas asesinadas en la masacre de Walmart, la peor en la historia de la ciudad.

El viernes Antonio Basco, de 61 años, dio el último adiós a su esposa, Margie Reckard, de 63 años.

Basco, quien tenía temor de darle la despedida solo porque no tenía más familia en El Paso, invitó a quien quisiera unírsele en el funeral.

Esa invitación se hizo viral, inspirando a personas de todas partes a compartir su dolor.

El viernes por la noche, rodeado de aproximadamente 500 arreglos florales ofrecidos por personas de todo el mundo, un flujo interminable de dolientes lo acompañó en su llanto y dolor compartido por las dos ciudades sacudidas por la masacre del 3 de agosto: El Paso y su vecina Ciudad Juárez al sur del Río Grande.

Para Olivia Jiménez, de 59 años, asistir al funeral fue importante “para cerrar dos tristes semanas de tristeza. Estamos aflijidos junto con el Sr. Basco, por su esposa y la ciudad”.

Elizabeth Cordova, funcionaria de Perches Funeral Home, una de las docenas de funerarias que ofrecen servicios gratuitos para las víctimas, dijo que tuvieron que mudar el funeral de minuto al centro espiritual y conmemorativo La Paz, un lugar más grande con capacidad para 500 personas.

Varios coordinadores ayudaron a cientos de personas expresar sus condolencias, una señal de cómo esta comunidad ha respondido a la tragedia. Una recolección en GoFundMe para ayudar a Bosco habían recaudado más de $ 27,000 hasta el viernes en la noche.

Ha recibido llamadas desde Australia, Inglaterra, Dallas, Minneapolis, Toronto y México.

“La respuesta ha sido fenomenal”, dijo Cordova. “Este es un momento en que nuestra región se ha unido de una manera muy hermosa y generosa. Pero no es solo El Paso, sino todo Texas y el mundo. Consideramos que el Sr. Basco es un miembro de la familia de El Paso”.

En un improvisado monumento conmemorativo en la parte posterior al Walmart donde ocurrió el tiroteo, creado por paseños y juarenses, las multitudes se han reducido, pero las cruces blancas con los nombres de las víctimas están inundadas de rosarios, fotos y banderas, incluida la bandera de la amistad de los Estados Unidos para rendir homenaje a ocho ciudadanos mexicanos que estaban entre los muertos.

Lucy Flores, de 72 años, tocó un oso de peluche en medio de los muchos arreglos florales donde se encuentra una cruz blanca con el nombre de la fallecida Reckard.

Luego se dirigió a su casa para preparar burritos para Basco y otros asistentes al velorio.

“Son burritos de chile verde y rojo. No es mucho”, dijo. “Pero los prepararé con mucho amor. Espero que le gusten”.

María Velásquez, de 62 años, agregó: “Imagínate perderlo todo. Somos todo lo que él tiene”.

Muchos de los visitantes del viernes eran visitantes. Muchos se sintieron conmovidos por la historia de Basco. Llegaron a El Paso de todo Texas, de Nuevo México, del estado de Washington, California, Ohio y Colorado.

Basco sigue siendo para muchos un enigma y un símbolo del dolor de la ciudad.

La fila de personas que esperaban ingresar por unos minutos a la funeraria para dar sus condolencias a Antonio Basco Por la muerte de su esposa Margie Reckard.

Harrison Johnson, el director de la funeraria en Perches, ha tenido contacto casi diario con Basco, haciendo preparativos y recopilando detalles sobre su vida. Pero admite: “No sabemos mucho sobre él”.

Basco y Margie Kay Reckard, quien nació el 21 de agosto de 1955, se conocieron en un bar en Omaha, Nebraska, donde Basco trabajaba en un rodeo. Viajó mucho por todo el país, desde Nebraska hasta Louisiana y finalmente se instaló en El Paso hace unos dos años, dijo Johnson.

Basco se gana la vida administrando un negocio de lavado de autos. Siempre porta una gorra azul de Ford Motors.

Estaba en el trabajo cuando su esposa se fue de compras de rutina a Walmart el 3 de agosto.

Tras enterarse de la masacre, fue a buscarla a los hospitales. Unas 24 horas después, se enteró de que había perdido todo lo que tenía en su vida.

Desde entonces, ha estado presente en el improvisado monumento, llorando de rodillas, mirando la cruz, murmurando cosas a su esposa.

Su historia se extendió por todo el país a través de los noticieros y las redes sociales.

Le pidió a los directores de la funeraria que le hicieran saber a la gente que no quería estar solo durante el funeral de su esposa.

Perches compartió en Facebook una imagen de Basco en el sitio conmemorativo. La publicación instó a las personas a asistir al funeral de Reckard porque Basco no tenía más familia en El Paso.

“El Sr. Antonio Basco estuvo casado durante 22 años con su esposa Margie Reckard, no tiene más familia y le da la bienvenida a quien quiera a los servicios funerales de su esposa. Vamos a mostrarle a él y a su esposa algo del (característico) amor de El Paso”, decía el mensaje, el cual fue compartido miles de veces.

La comunidad respondió pese un calor de casi 100 grados.

Cientos de personas acudieron a acompañar a Antonio Basco en el funeral de su esposa Margie Reckard, quien falleció el 3 de agosto.

El funeral empezó a las 6 p.m., y aunque la luz del día se desvanecía, la fila de unas 1,500 personas –con cientos más adentro de la funeraria– seguía firme para acompañar a Basco.

El ataúd se mantuvo cerrado, dijo un funcionario de la funeraria, debido a las “circunstancias detrás de su muerte”.

Antes de caminar hacia el féretro, Basco se quitó la gorra. Entró en el santuario y los dolientes se pusieron de pie y le dieron una gran ovación. Muchos tenían los ojos llorosos.

En lugar de sentarse, Basco entró entre la multitud, abrumado por la emoción.

“Puede ser que no los conozca, pero todos recibirán un abrazo”, dijo. “Nunca pensé que vería tanto amor”, agregó.

Extraños caminaron hacia él y lo abrazaron. Algunos rezaban.

Muchas mujeres y niños le regalaron rosas. “Me duele mucho el corazón por ti”, le dijo Susie Ruacho, de Anthony, Nuevo México.

“Y sí pensabas que estabas solo”. Otro dijo: “No eres un extraño. Eres una familia”.

Basco sonrió entre sollozos y respondió: “Ahora lo sé. Ahora lo sé”.

 

Fuente: DallasAlDía

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows