El Dólar
Compra:
$18.00
Venta:
$18.90

La madre de todas las influencias

Mucho ojo, eh

Kiki

Las primeras enseñanzas de seguridad que se comparten a un menor son dentro de casa. El no hablar con extraños, jamás irse con un desconocido, cuidar su cuerpo y siempre decirle todo a mamá y papá, son algunas de las más valiosas. Aquí nacen los primeros lazos de confianza entre padres e hijos. El sentirse protegidos los fortalece ya que los niños requieren cuidado por naturaleza.

En los años noventa, una campaña televisiva a la que hago alusión con el titulo de esta columna, estaba enfocada precisamente a este tema, el cuidado de los menores. Desconozco si funcionó o si había un trasfondo.

Pero ¿hasta que edad dejamos de decirles a nuestros hijos que no hablen con extraños, que cuiden su cuerpo, que no se vayan con desconocidos, que no compartan datos personales a cualquiera?

La inquietud me surge después de que fui testigo de un acto por demás peligroso. Durante un viaje corto, frente a mí, se encontraba una chica joven viajando sola. A su lado, sentado un joven maduro con vestimenta que expresaba su nivel socio económico alto. Llegó tarde, desorientado, descuidado y con aliento alcohólico. Al despegar logró entablar una plática trivial con la chica y en minutos aquello se convirtió en un interrogatorio. No sé si me asombraba más lo que él preguntaba, que ella contestara sin titubear o el hecho de que lo dejaron abordar en ese estado.

No solo el chico, si no todos los que estábamos cercanos a las primeras filas, nos enteramos de la edad de la joven, de donde venia, a donde se dirigía y porqué.
Quien la recogería, y cual era el tiempo de su estadía en su destino. Los sobrecargos, aunque atentos, se mantenían distantes a la situación. Mas allá de tomarlo como un simple hecho de un hombre alcoholizado, que quizá no recuerda una sola palabra de lo que se le compartió, la información se dio y fue escuchada por mas de una persona, con buenas o malas intenciones.

Sin exagerar, los peligros están latentes en cualquier lugar. Reforzar en nuestros hijos que estén atentos a su seguridad, nunca está demás. Obviamente cambiarán los tonos y los modos, pero evidentemente hace falta recordárselos. Como madre de todas las influencias sabemos orgánicamente cuidar, guiar, proteger, dar y fortalecer los lazos de confianza en diferentes etapas del crecimiento de nuestros hijos. Mantenernos atentas en su seguridad es imperativo. Tenemos ese poder, hagamos buen uso de él.

KIKI
Gacigue@hotmail.com

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

587 Follows