El Dólar
Compra:
$18.00
Venta:
$20.30
  • CORONAVIRUS MEXICO

    Confirmados: 1,156,770

    Muertes: 108,863

  • CONFIRMADOS EN:

    Tamaulipas: 36,541

    Nuevo Laredo: 2,907

    Laredo, Texas: 20,908

  • MUERTES EN:

    Tamaulipas: 3,048

    Nuevo Laredo: 338

    Laredo, Texas: 418

Venvicias

Luis Federico

Juan Rodríguez Contreras

Me manda un mensaje de WhatsApp mi compañero, amigo y Jefe de Información en el periódico Líder Informativo, Leonardo Herrada García, para notificarme que este próximo lunes no vamos a trabajar, por el asueto general conmemorativo al 20 de noviembre, que vamos a tener descanso. Y yo le respondo: “A descansar cuando nos muramos” y acto seguido los dos nos mandamos caritas de risa, en señal de recuerdo al ingeniero Luis Federico Villarreal Marroquín, ex director del periódico El Diario, donde Leonardo y yo trabajamos juntos por varios años, y donde coincidimos por nueve años. Y es que en aquel entonces Luis Federico era de esos jefes enérgicos de las redacciones de los periódicos, y siempre que hacía planes para días en que se suponía que debíamos descansar por ser día de asueto, le preguntábamos “oiga ingeniero, ¿y cuándo vamos a descansar?” a fin de recordarle del asueto, pero él inmediatamente respondía, “¡cuando se mueran!”. Y claro que descansábamos, pero no ese día de asueto general, los descansos en sí eran escalonados, nos tomábamos cualquier otro día de la semana. De una u otra manera siempre nos inculcó el que un periodista lo es las 24 horas del día, pues la noticia no duerme. Y eso lo comprobé aquel domingo 29 de noviembre de 1992, cuando se llevó a cabo la destrucción de las instalaciones de la aduana en el puente internacional número uno, que acabó con el liderazgo en la ciudad del profesor Pedro Pérez Ibarra, pues pese a ser día de asueto, y sin que nadie nos lo pidiera, fuimos a cubrir la nota y estuvimos todos en la redacción elaborando la información. El propio Luis Federico fue a dirigir los trabajos y le dio mucho gusto que todos hubiéramos estado ahí. Hasta se pagó la comida. De Luis Federico tengo muy gratos recuerdos, ya que pese a haber sido un jefe muy estricto, en realidad le aprendí mucho, y no solo del ejercicio periodístico, sino también de muchas cosas de la vida. De él era muy famosa una frase que citaba “la vida es de verdad”, donde daba a entender que nada es fácil, que para todo hay que batallar, pues la vida ciertamente es de verdad, no de mentiras. Cuando él dirigía El Diario, de lunes a viernes teníamos junta para ver lo que íbamos a manejar en información durante el día, y dicha junta duraba en promedio una hora, y empezaba a las 9 de mañana. ¡Y ay de aquel! que llegara un solo minuto tarde a la junta, y en cuanto el impuntual llegaba inmediatamente le decía “¿porque llegas tarde?” y si se te ocurría decir, “es apenas un minuto de retraso” te refutaba “es tarde, la junta empieza a las 9”. O si salías con la clásica “se me pasó el camión”, te decía con su clásico mohín de disgusto, “pues levántate más temprano para que agarres el camión a tiempo”, y así, pues la puntualidad siempre fue su fuerte. Anécdotas de esas tardanzas hay muchas, y me faltaría espacio para comentarlas, pero de ellas podrán dar cuenta también mis compañeros como Damián Aviña Palomino, Gabriel González Valverde, Tanín Ruvalcaba, el propio Leonardo Herrada, y otros ex compañeros más que convivimos en aquellos años en El Diario. En el 2001 yo dejé el periódico y más tarde Luis Federico renunció a la dirección del mismo. Perdimos contacto. Pero para ese entonces ya había cambiado mucho. Después supe que se metió a la meditación y hasta viajó al Tibet. La última vez que lo vi fue boleándose con el famoso “Mochilas” de la Presidencia Municipal, y me dio gusto saludarlo. Ahí le dije que estaba agradecido por todo lo que me había enseñado, y noté como que se le quisieron salir las lágrimas, pero se hizo el fuerte. Le dije que siempre me acordaba de su famosa frase: “La vida es de verdad”, y sonriendo me dijo: “Pues ahora te digo que estaba equivocado”. Ya tiene mucho tiempo que no lo veo, y espero que esté bien, como también espero volver a saludarlo. Lamentablemente El Diario ya cerró, hace unos cuantos meses dejó de circular. Tampoco de aquella vieja redacción ya no están Gabriel Garza, Elpidio Segura y Pablo Trinidad, como igualmente se han ido muchos otros compañeros. Pero los recuerdos quedan, y a pesar del dolor por los ausentes, me es grato evocar aquellos formidables momentos, y sobre todo entender que la vida es… la vida es como tú quieres que sea.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows