El Dólar
Compra:
$18.20
Venta:
$18.90

Articulo

El malestar y la empatía ideológica del 68

Marco A. Bernal

El movimiento estudiantil de 1968 marcó la vida política de México. Un pelea de estudiantes concluyó con un masacre gestado por el Gobierno Federal. El 2 de octubre de cada año se recuerda aquel fragmento oscuro de la consolidación democrática en el país. La tragedia en la Plaza de la Tres Culturas es el hecho más simbólico, pero vale la pena recordar el contexto social y político que motivó a los jóvenes de esa generación a responder con rebeldía y exigir el respeto de sus derechos y libertades, ante un régimen autoritario y paranoico.

La historia del movimiento estudiantil comienza con la pelea entre estudiantes de las Vocacionales 2 y 5, del IPN y estudiantes de la prepa Isaac Ochoterena, de la UNAM. La intervención de la policía del Distrito Federal para detener los disturbios concluyó con el ingreso de los oficiales a la Vocacional 5. Los uniformados usaron de forma excesiva la fuerza, golpearon a estudiantes y docentes, destruyeron mobiliario y utilizaron gas lacrimógeno. Este hecho acrecentó el malestar que ya existía en las comunidades universitarias, con referencia al autoritarismo del régimen.

Las intervenciones de militares a universidades durante los años 60 son uno de los detonadores del descontento de los jóvenes universitarios. Existieron huelgas que fueron disueltas con uso de la fuerza por parte del Ejército, como la de 1956 en el IPN y la de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. En 1965 hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras que demandaban mejores salarios. A la movilización se sumaron estudiantes de la carrera de medicina. Estos acontecimiento estaban frescos en las mentes de los jóvenes del 68.

A las intervenciones militares y disoluciones violentas de huelgas se suma la empatía con las protestas de estudiantes en Francia y Estados Unidos. La sociedad francesa, especialmente los jóvenes universitarios, conformaron un movimiento que pretendía reivindicar más libertades en el ámbito privado; a través de paros y manifestaciones públicas que demandan un cambio. En EE.UU. se gestaron movimientos juveniles a favor de las libertades civiles, la igualdad racial y en contra de la guerra en Vietnam. De igual modo, los crecientes procesos de liberación sexual y las corrientes feministas permeaban a los jóvenes del movimiento estudiantil mexicano.

El Gobierno Federal no vio a estos jóvenes como luchadores sociales y políticos. No escuchó las demandas. El gobierno no logró entender que la apertura política era necesaria, que el diálogo abierto y democrático debían ser parte del sistema. Por el contrario, el temor al comunismo y el deseo por tener un macro evento olímpico cegaron al presidente y a su gabinete. La paranoia le ganó a la razón y al entendimiento, así como endureció el autoritarismo y la represión. Este error concluyó en la masacre del 2 de octubre. El valor que aquellos jóvenes demócratas demostraron no se olvida. No se puede olvidar.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows