El Dólar
Compra:
$19.80
Venta:
$21.50
  • CORONAVIRUS MEXICO

    Confirmados: 101238

    Muertes: 11729

  • CONFIRMADOS EN:

    Tamaulipas: 2199

    Nuevo Laredo: 253

    Laredo, Texas: 552

  • MUERTES EN:

    Tamaulipas: 144

    Nuevo Laredo: 23

    Laredo, Texas: 19

Articulo

Confusión con la Nueva Normalidad

Marco A. Bernal

“La Nueva Normalidad” es la estrategia que el Gobierno de México presentó para la
reapertura de actividades sociales, educativas y económicas. La estrategia es confusa,
apresurada e insuficiente. Las etapas descritas obvian factores importantes como la
movilidad de personas, la necesidad de modelos de colaboración público-privado para la
generación de protocolos preventivos y acciones específicas para la reactivación de la
economía.
El plan contempla tres etapas: reapertura en “municipios de la esperanza”, preparación
para la reapertura, y reapertura gradual de actividades sociales, educativas y económicas.
La estrategia pretende generar claridad, seguridad y certidumbre para trabajadores,
empresas, gobiernos estatales y municipales. El plan tiene la finalidad de equilibrar dos
bienes públicos, salud y bienestar (social y económico), con el propósito de facilitar la
toma decisiones, a través de un semáforo de riesgo para las entidades.
La estrategia de reapertura cuenta con finalidad y propósito, pero omite componentes y
actividades específicas. La primera etapa contempla que los municipios de la esperanza
(aquellos que no presentan contagios) reinicien actividades a partir del 18 de mayo, para
lo que se establecerán cercos sanitarios; no se define qué implican estos cercos y cómo
limitarán la movilidad de las personas. Es ilusorio pensar que las personas satisfacen sus
necesidades sociales y económicas dentro del municipio.
La segunda etapa contempla que las empresas elaboren protocolos sanitarios, capaciten
a personal en seguridad sanitaria, adecuen espacios y procesos productivos y
establezcan filtros de ingreso, sanitación e higiene. Esta etapa inicia el 18 de marzo, lo
que representa una tiempo corto de preparación y no se estipulan modelos de
colaboración público-privado. El presidente se reúsa a apoyar a las empresas, les pide
asumir pérdidas y quiebras; ahora les solicita reestructurar procesos e instalaciones,
elaborar protocolos sanitarios y asumir el riesgo de contagio dentro de sus instalaciones.
La tercera etapa contempla el uso del semáforo de riesgos para la reapertura de
actividades sociales, educativas y económicas. Esta etapa inicia el 1 de junio e implica la
reapertura de actividades no esenciales, acceso a espacios públicos, movilidad de
personas vulnerables y reinicio de actividades escolares. Esta reapertura no implica una
reactivación económica. La población no retomará sus actividades normales ni recuperará
empleos o volverá a los mismos niveles de consumo. Las personas evitarán contagiarse y
buscarán compensar la falta de ingreso con menor gasto.
Las ambigüedades y obviedades en la estrategia de la nueva normalidad generan
incertidumbre. La estrategia está diseñada para implementarse de forma general y
jerárquica, por lo que no considera especificaciones regionales, sectoriales y, mucho
menos, económicas. Es común la imposición e improvisación del gobierno federal, sólo
que ahora pone en riesgo la recuperación económica y la vida de los mexicanos.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows