El Dólar
Compra:
$18.20
Venta:
$18.90

Punto por punto

Carlos Denegri

Raúl Hernández Moreno

El escritor Enrique Serna acaba de  publicar su libro “El vendedor del silencio”, una  biografía novelada sobre Carlos Denegri, de quien Julio Scherer escribió que era “el mejor y más vil de los reporteros”.

Durante las décadas de los cuarentas, cincuentas y sesentas del siglo 20 fue el reportero estrella de Excélsior.   Su columna se llamaba arsénico y así era él: malo, tóxico, decadente. Era un  hombre culto y refinado que hablaba nueve idiomas.

Fue el primero en tener un  noticiero en la televisión. Era muy inteligente, pero también muy corrupto. En su oficina  tenía dos  ficheros, en uno conservaba tarjetas con datos y comentarios positivos  de los personajes públicos y en otros los datos obscuros, los crímenes  inconfesables.  Usaba las tarjetas, a conveniencia.

Los políticos  y empresarios le tenían pavor y por eso cuando cumplía años  lo festejaba desde el Presidente de la República, senadores, gobernadores, alcaldes, empresarios.

Extorsionaba lo mismo a funcionarios públicos que a empresarios a los que investigaba para  enterarse de  hechos bochornosos dignos de permanecer ocultos a cambio de su silencio.

Salvador Novo, ese pícaro genial, escribió una obra de teatro, “Ocho columnas”, donde exhibe a un Denegri corrupto y decadente que abusaba de su poder.

Linda Denegri,  su esposa y quien lo mató de un tiro en la cabeza en 1970,  escribió un libro donde narra la vida tormentosa que le daba Denegri que en sus cinco sentidos era  divertido, pero alcoholizado era  un peligro.

A doña Linda la golpeaba con  mucha frecuencia, la dejaba sangrante y en varias ocasiones la persiguió pistola en mano, en su propia casa. De nada valía denunciarlo. Ninguna autoridad policial se atrevía a proceder en su contra pues sabían que el Presidente lo protegería.

Cuando  murió Denegri, en su casa en Chihuahua, el corresponsal de Excélsior habló a la redacción en México para adelantar la que se suponía trágica noticia. Estaba al frente de la redacción Miguel Ángel Granados Chapa y lo primero que dijo al escuchar del asesinato fue: ¡Por fin!

Como reportero y redactor era genial.  Aprovechaba sus contactos para  viajar por el mundo y entrevistar a mandatarios y personajes. El gobierno  mexicano ponía a su disposición a la Secretaría de Relaciones Exteriores que enviaba a los embajadores a recibirlo al aeropuerto en  vehículo oficial,  además de ser intermediarios para conseguirle cita con  el Presidente  o el Primer Ministro del país  visitado.

Para quienes hemos  hecho del periodismo nuestro ejercicio cotidiano, vale la pena leer el libro de Enrique Serna  y conocer la  historia de Carlos Denegri.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows