El Dólar
Compra:
$18.80
Venta:
$20.00

Ofrece Tiravanija barro, pulque y mezcal

El artista tailandés viajó a Oaxaca para aprender la tradición milenaria del barro negro

Agencia Reforma

 

Cd. de México, México .-La nave principal de la galería Kurimanzutto ha sido ocupada por una nueva estructura: una casita de madera, con un techo de tejas tiznadas de negro, de espaldas al visitante, que esconde su entrada.

 

Al rodearla, se puede cruzar, agachado, a través de una pequeña puerta, para encontrarse, a la luz de las velas y entre el olor ahumado de las tablas quemadas, con un tesoro hogareño e íntimo.

 

Se trata de una propuesta del artista tailandés Rirkrit Tiravanija (1961), quien durante los últimos dos años, como un trotamundos que divide su tiempo entre Nueva York, Berlín y Chiang Mai, realizó diversos viajes a Oaxaca para visitar a los pueblos de tradición alfarera del estado.

 

Ahí, como un amateur -como él mismo se define- aprendió la tradición milenaria del barro negro de manos de quienes la mantienen viva en Río Blanco Tonaltepec y San Bartolo Coyotepec.

 

En un mesa larga al interior de la casita, con bancos dispuestos para un gran número de comensales, el fruto de esa colaboración, que prescindió del lenguaje hablado para centrarse en el barro y en la convivencia al moldearlo, quedó expresada en decenas de tazones, cuencos, vasos y jarras hechas para compartirse.

«Es como cuando cocinas y tienes un tipo de energía diferente, es como ser más sensible con el otro, y dar ese espacio al otro. Es a través de los ojos, la sonrisa; es un lenguaje que todos tenemos. A mí me gusta la gente, así que siempre trato de entender ese espacio», expuso Tiravanija al presentar su obra colectiva.

 

Esa comunicación sin palabras se extiende al uso de los utensilios, fabricados, en colaboración con integrantes de cinco familias, y que no es otro más que compartir un trago con los amigos.

 

Titulada, precisamente, Mezcal vs. pulque, la exhibición del tailandés se inserta en una línea de trabajo recurrente, basada en montar ambientes en espacios galerísticos, o de museos, en los que se ofrece el calor cotidiano de los alimentos y bebidas, como en ceremonias ancestrales de té, o en sesiones de cocina abierta.

 

«Para mí, también es importante que quienes me enseñan tengan los mismos sentimientos que yo. Que este extraño de Tailandia llegue a su pueblo, en cierta manera, parece muy intrusivo, pero estuvieron muy abiertos a dejarme entrar y estar ahí», explicó el artista.

 

En la presentación de la exposición, la artesana del barro Gregoria Cruz, del rancho El Paraíso, en Río Blanco Tonaltepec, celebró la colaboración llevada a cabo entre Tiravanija y su familia de maestros alfareros.

«Fue muy emocionante para mí, porque a través del barro va uno aprendiendo, tanto físico, como mental, espiritual, de todo un poco. La verdad es muy bonito y sí me gusta mucho mi trabajo. Y más que tenemos visitas de diferentes lugares, estados, países», dijo Cruz.

 

Esta colaboración se hizo posible gracias a Cooperativa 1050 Grados, que reúne a alfareros de Oaxaca, Puebla y Chiapas, una iniciativa de la asociación Innovando la Tradición que fungió como puente entre Tiravanija y los artesanos.

 

«Este último año estuvimos visitando varias comunidades, sólo observando, conviviendo con las guardianas de esta tradición y en ese diálogo fue que empezamos a hacer barro juntos», relató Kythza Barrera.

 

«La vida nos fue llevando hacia él, y él hacia nosotros. Nos visitó en cada hogar de cada una de nosotras y él vio cómo vivimos, cómo trabajamos, cómo hacemos cada pieza, y él quiso trabajar el barro también para sacar la pieza que se muestra acá», complementó Cruz.

 

De acuerdo con la artesana, esta técnica ancestral involucra un enorme trabajo, desde ir por el material a la mina, ponerlo a secar, molerlo, batirlo y hornearlo, en un proceso que llega a tomar hasta un mes entre una «quema» y la otra.

 

La casa en la galería que alberga las piezas realizadas, en las que el artista imprimió un poco de las formas tradicionales de los utensilios asiáticos, es una versión a escala de una casa de piedra, encontrada en un viaje por en esa región de Oaxaca, y que se juzgó ideal como espacio de exhibición.

 

Las tejas de la estructura en Kurimanzutto, realizadas con la técnica del barro negro, serán usadas después para reconstruir el techo de la casa original.

 

Este sábado 30 de abril, entre las 12 y las 14 horas, la casita cumplirá con su función y recibirá a los visitantes a la galería con mezcal y pulque, en una exposición en donde Tiravanija, llamado afectuosamente «Don Rik» por Cruz, invita a que quien quiera toque el barro creado en conjunto y se llene las manos de tizne.

 

«Aquí, la forma de la mano hace la forma del objeto», dijo el artista, todavía emocionado, sobre la forma en la que tocar un utensilio de barro es, de alguna forma, tocar la mano de quien la elaboró.

 

«Hoy, en verdad deberíamos dar valor a esto, deberíamos valorar cómo los humanos estamos haciendo cosas con nuestras manos desnudas», dice sobre la misión del proyecto.

 

Un día antes de la inauguración, fiel a su convicción de reunir a las personas en torno a una mesa, en la galería se ofreció una comida para todos los artesanos participantes, con su infaltable mezcal y pulque, con una receta especial de Cruz.

 

La muestra estará abierta hasta el 16 de julio.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Contactanos:
Tel: (867) 711 2222
Email: editor.liderweb@gmail.com

Social

328 Follows