Todo el mundo se despertó un día y estaba el Gobernador hablando mal y diciendo barbaridades. Eso conmovió al país. Creo que esto va a tener repercusiones más allá. No hay nada peor para un gobernante que perder legitimidad”.
Mario Negrón Portillo, Profesor de la Universidad de Puerto Rico