El Dólar
Compra:
$18.10
Venta:
$18.80

Apuntes

Recomendaciones para los empresarios

David Dorantes

Ante el inicio de un nuevo gobierno nacional de cualquier país democrático, siempre se genera un periodo de incertidumbre política-económica, por tratarse de un cambio de régimen. En ese sentido, el desconocimiento del impacto que tendrán las políticas públicas por desplegarse y las relaciones del gobernante entrante, son el móvil de la desconfianza generalizada. Por ello, en calidad de consultor de comunicación me atrevo en este espacio editorial esbozar unas consideraciones para que sirvan como recomendaciones para los empresarios con presencia en México.

En la víspera de los primeros 100 días de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cada día persiste entre los empresarios un halo de incertidumbre, incluso miedo y conozco casos muy concretos de algunos que han caído en la depresión por una serie de factores siendo el principal: desconocer la actuación del político tabasqueño.

Ciertamente que desde que asumió la Presidencia de la República, López Obrador ha dado muestras reales de improvisación, destaca la inexistente planeación de gobierno que deberá de dar luz al Plan Nacional de Desarrollo, incluso su flanco más débil está en su gabinete conformado por eminencias especializadas en su profesión con vidas opulentas contra verdaderos incapaces de dudosa trayectoria profesional emanados de las clases populares del país. Sin embargo, no es –por lo menos, su perfil indica- el fin del país que hoy gozamos, con limitaciones, pero libre, democrático y con crecimiento económico constante.

1. Definitivamente López Obrador no será el destructor de la clase empresarial. Es el padre generador del caos, donde sabe moverse muy bien, pero después él mismo pondrá orden para atraer la tranquilidad. Así lo hizo como jefe del Gobierno de la Ciudad de México, su primera mitad del mandato provocó desorden y caos, para que en la segunda parte fuera la clase empresarial –con énfasis en la comunidad libanesa y judía- quienes contribuyeran a la modernización de la gran metrópoli que ahora gozamos.

2. El objetivo principal nunca fue el abatir el robo de hidrocarburos, lo que en realidad hizo López Obrador fue cambiar el orden del curso del dinero, es decir, lo que en politología se le llama gatopardismo, cambiar todo para que quede igual. Les cerró el ducto empresarial del negocio de la importación y transportación de gasolinas en México durante tres semanas para moverlo a sus intereses, pero sobre todo a su mando.

3. Canceló López Obrador la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pero no cortó las ganancias que obtendrían los inversionistas en el corto plazo, tampoco la proveeduría que fue cambiada a otros proyectos, como por ejemplo el Tren Maya. Cancelar una magna obra, sí. Continuar dando negocios, también. Dañó la imagen del país en el exterior, sí. Seguir beneficiando al empresariado nacional, también.

Léase con cautela mis recomendaciones para los empresarios y analicen el pasado de López Obrador. ¿Usted qué opina? www.DavidDorantes.mx

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

455 Follows