El Dólar
Compra:
$17.80
Venta:
$18.70

La madre de todas las influencias

Querer es poder, literalmente

Kiki

“Todo niño debe saber nadar y andar en bicicleta”, palabras sabias de mi maestro de natación.
Por circunstancias de la vida aprendí a nadar siendo adulta. Recuerdo los diversos comentarios hacia mi persona por no saber, la mayoría enfocados en que ya no aprendería, que sería más difícil de adulto, incluso que sería costoso.

Estas afirmaciones sin duda dejaron algo dentro de mí, pero una situación supero aquellas palabras. Vacaciones de verano, hijos pequeños, chaleco flotador, laguna con desnivel un solo paso y ahí se detuvo todo. Las personas que no saben nadar entenderán el terror de sentir que podemos hundirnos, incluso con flotador.

Fue una catarsis que me hizo reflexionar al instante. Mi hijo de 3 años ya estudiaba natación, pero no era suficiente, debía yo aprender por mi seguridad en principio y obviamente por mis hijos. Solo pensar que ante una situación de emergencia no los podría ayudar me paralizaba, o no poder disfrutar unas vacaciones o una fiesta en alberca. Me negué desde ese día a ser mamá “pasa toallas” solo estando en la orilla. Guardé el esnórquel de aquellas vacaciones que no utilice por obvias razones para recordar que había que hacer algo.

Y así fue, un año después junto con mis hijos tomé clases de natación; debo admitir que en la clase de adultos era la que más terror tenia, sí terror. Mi maestro de natación todo un profesional fue muy paciente, con gran conocimiento en el deporte, además de aplicar un perfecto coaching con una técnica impresionante. Con enorme orgullo y gozo recuerdo la primera vez que crucé la alberca nadando, al salir de el agua me di cuenta qué lo había logrado, las lagrimas brotaron al instante. Mi maestro parado frente a mi fuera de la alberca me repetía una y otra vez lo lograste, pudiste sola, eres una campeona, dominaste a la mente y un sin fin de argumentos que ayudaron a fortalecer aquel logro.

Este éxito transformó mi vida por completo una ola de miedos desaparecieron y no solo eso, regresé el siguiente verano para completar los 4 nados obteniendo medalla la cual no se entregaba a los adultos, solo a los niños. Aquel logro estoy segura no solo fue mío. No soy experta, pero sé nadar. El deseo de hacerlo fue mas que suficiente para lograrlo. Querer es poder, literalmente.
Con esta experiencia enseñé a mis hijos con mi ejemplo, más que con palabras, que los miedos pueden vencerse, que podemos lograr una meta por encima del tiempo, la edad o las diversas opiniones.

La madre de todas las influencias somos los que educamos y formamos. Hoy dedico mi columna con un enorme agradecimiento y respeto a mi maestro de natación Víctor Trujillo Hernández formador y promotor de el deporte de esta ciudad.
Kiki
gacigue@hotmail.com

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

585 Follows