El Dólar
Compra:
$18.10
Venta:
$18.80

Articulo

Los amigos y enemigos del presidente

Marco A. Bernal

La narrativa del presidente simplifica la pluralidad política de México a una relación amigo-enemigo. Un claro ejemplo es su discurso en contra de los organismos autónomos y órganos reguladores. Sin evidencia alguna, el presidente señala a estas instituciones como corruptas e ineficientes, creadas con base en una lógica neoliberal. La realidad es que son órganos técnicos de control de las actividades de gobierno y actúan con la finalidad de contribuir al bien de la sociedad mexicana.

Desde que Andrés Manuel López Obrador tomó posesión como presidente mantiene una postura en contra de los organismos autónomos y órganos reguladores, ha criticado el desempeño del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI); el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE); el Instituto Nacional Electoral (INE); la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), y recientemente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Los organismos autónomos controlan las acciones de gobierno, forman parte de la estructura del Estado, cuentan con personalidad jurídica, independencia presupuestaria y  orgánica. Para evitar coerción, los miembros de sus grupos colegiados no pueden ser cesados de forma discrecional, no reciben órdenes de las entidades gubernamentales y no están sometidos a mecanismos de control de la administración pública federal. En los casos de la CRE y la CNH, que no son organismos autónomos como los considera el presidente, son dependencias reguladoras de la Administración Pública Federal centralizada y dependen del Poder Ejecutivo, y su objetivo es evitar acciones monopólicas.

Es evidente que la autonomía de estas instituciones no es del agrado del presidente, pues no puede incidir de forma directa en ellas. Incluso, en uno de los discursos matutinos que realiza dijo que “por suerte” los plazos de titulares de los órganos autónomos se están venciendo y tendrán que renovarse, mientras que otros están renunciando a sus cargos. Se sabe de la presión política que se ejerce para conseguir las renuncias. El presidente argumenta que son instituciones privatizadoras y que trabajan para el interés de minorías. Son el enemigo en su discurso de la llamada cuarta transformación.

En todo gobierno, los organismos autónomos y órganos reguladores representan una aspiración democrática. Estas instituciones son contrapesos al poder político, fragmentan el mismo y evitan que intereses particulares influyan en temas como acceso a la información, educación, elecciones y seguridad energética. Afirmar que no se necesitan y desacreditarlas sin evidencia es parte de discursos con tintes autoritarios y populistas, en los que se define quiénes son amigos y enemigos.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows