El Dólar
Compra:
$17.40
Venta:
$18.20

Punto por punto

El hambre provoca emigraciones

Raúl Hernández Moreno

Después de la Gran Depresión de 1929, con millones de empresarios en quiebra, con millones desempleados, bajo la presidencia de Herbert Hoover, más de un millón de mexicanos y mexicano-estadounidenses, fueron deportados de los Estados Unidos. Más del 60 por ciento tenían sus papeles en regla y ni eso impidió que fuesen obligados a irse del país.

George Clements, representante de la Cámara de Comercio de Los Ángeles, California, sugería que no se diera trabajo a un mexicano, mientras hubiese hombres blancos desempleados.

Eran tiempos en que las fronteras eran casi imaginarias, no había restricciones para cruzar al vecino país. Los Estados Unidos priorizó a sus conciudadanos frente a los inmigrantes y a las autoridades no les importó violar las leyes.

Se hacían redadas en las que cualquier persona con rasgos de ser mexicano, era detenida y expulsada, incluyendo jóvenes nacidos en Estados Unidos, pero de padres de origen mexicano. Todo esto en aras de proteger a los estadounidenses, de la crisis del 29.

Veinticinco años después, en 1954, el Presidente Dwight Eisenhower ordenó la expulsión de indocumentados. Se hacían redadas en poblaciones con alta concentración de mexicanos, como Los Angeles y Chicago, los indocumentados eran detenidos, transportados en camiones como si fuesen reses y luego expulsados. En un año varios cientos de miles fueron deportados, pero no hay números concretos, pues van desde los 200 mil a un millón.

Con Bill Clinton, con George Bush, con Obama, las deportaciones nunca se frenaron, aunque han estado bajando.

Con Bill Clinton, fueron deportados 1.5 millones de inmigrantes por año, en el lapso de 1993 a 2001; con George Bush, de 2001 a 2009, se expulsó a 1.3, millones por año; y con Barack Obama, un promedio de 800 mil por año.

Las deportaciones se han dado toda la vida y van a seguir así, con o sin anuncio del Presidente de los Estados Unidos en turno.

Y le guste o no al Presidente en turno, cada año millones de inmigrantes de México, y de todas partes del mundo, seguirán intentando internarse ilegalmente al vecino país. No importa que los detengan y expulsen, una y 10 o 50 veces.

Mientras las condiciones económicas en México no mejoren para los más pobres, estos seguirán yéndose al vecino país, en busca de las oportunidades que aquí no se les ofrecen.

Nadie se va de indocumentado por gusto. El hambre es canija y mientras estos mexicanos sigan padeciendo hambre, seguirán emigrando, por más que los amenacen don deportarlos, como se viene haciendo desde toda la vida.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

22 Follows
259 Follows