El Dólar
Compra:
$16.80
Venta:
$17.60

Dejeme y le platico de un libro

De la política exterior mexicana

Jaime Elio Quintero

Desde el desmantelamiento del Nacionalismo Revolucionario, como ideología, sistema de gobierno y forma de interactuar con el resto del mundo, la política exterior mexicana, se dice y creo que con razón, ha ido de aquí para allá, casi siempre a partir de la improvisación y las formas reactivas de actuar, lejos de las acciones activas fundadas y consolidadas, claras y abiertas, que nos caracterizaron en el reciente pasado, pero que ciertamente dejaron de funcionar por los impactos del neoliberalismo internacional y la ulterior globalización económica, política y cultural, que arrasó en un par de décadas con todo lo establecido.

Si usted observa, amigo lector, podrá sentir que de manera espontánea y reactiva, en unos cuantos meses ha surgido en México, una corriente de opinión crítica y hasta mordaz, que señala con dedo de fuego el bajo quehacer y desconcierto del gobierno de la república, ante las descaradas e insultantes agresiones del actual régimen norteamericano, sin omitir, por supuesto, las constantes denostaciones sufridas por parte del candidato triunfante, y actual presidente, durante su campaña electoral.

La antes señalada corriente de pensamiento postula, entre otras cosas y ante las circunstancias actuales, que México debe reconstruir su política exterior, olvidando o poniendo al margen los principios de no intervención, buena vecindad y colaboración mutua con Estados Unidos. Tesis internacionalistas que fueron fraguadas en el fondo de serias dudas y grandes temores, prohijados por los sucesos ocurridos durante los siglos XIX y XX (1846, 1914 y 1938).

Fue entonces, que el efecto final se concentró en que casi inadvertidamente, fue desapareciendo de la historia mexicana contemporánea, el sentimiento antinorteamericano, para quedar solo la imagen de un imperio abusivo sí, pero racional, no radicalizado ni capaz de llevar la relación bilateral al extremo insultante, humillante y nocivo que hoy se proyecta.

La política suave, cortés y por supuesto de desconfianza que se construyó durante el siglo XX, tenía como premisa la ilusión de que no volviera a suscitarse el brutal intervencionismo de antes, al tiempo que se usara la agresión como mecanismo de expiación de los males internos de la nación vecina del norte.

Esa visión, heredada por el Nacionalismo Revolucionario, hoy ante la arrogante actitud de un presidente norteamericano que no busca soluciones, pero sí culpables a los problemas de su nación, resulta casi mediocre y hasta timorata, y deja para segundo o posterior término la valía y recta presencia de la diplomacia mexicana. Cierto por otra parte, que no todos los presidentes de la Unión Americana son iguales al actual, mas el tradicional centralismo de los gobiernos mexicanos hacen ver que las relaciones internacionales, bilaterales o multilaterales son cosa, tan solo, del presidente de México.

Cosa que en realidad no es tan cierta, hoy en día, la relación con Estados Unidos y el mundo es multifactorial, hay muchos intereses binacionales, a quienes les interesa sobre manera las relaciones de México en el exterior, y todos son potenciales aliados en el propósito de influir, para bien, en los vínculos comerciales, políticos, culturales, de seguridad, migración y bienestar social. Este es el conjunto de elementos, actores y circunstancias que hoy en día, definen lo que es el “interés nacional”, concepto este, sujeto a una re-conceptualización más amplia y concreta a la vez, exigible y previsora de sucesos impensables para otros tiempos, pero que ahora y para el futuro, involucra tiempos, afanes y necesidades que se ubican, como bien lo dice el tesista y uno de los impulsores de esta nueva corriente de opinión crítica, Fernando Escalante Gonzalbo, en el contexto de lo deseable, lo posible y lo inaceptable, esencias finales y únicas de la política, como ciencia y praxis a la vez.
NOS VEMOS Y LEEMOS EL PRÓXIMO MARTES, SI DIOS QUIERE.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

21 Follows
266 Follows