El Dólar
Compra:
$17.60
Venta:
$18.50

Dejeme y le platico de un libro

Autosuficiencia y Arcaísmo

Jaime Elio Quintero

Seguramente usted, amigo lector, ha escuchado o incluso comentado algo sobre el muy antiguo concepto de la autosuficiencia en materia de producción, alimentaria, industrial, tecnológica o de comóditis en lo general. Es esta idea de la autosuficiencia un concepto viejo y dejado atrás, no tan solo por los países de occidente, y sus modelos para el desarrollo económico y social, modernos y encajados mucho más en las tesis de la complementarización, es decir en las capacidades que los países deben alcanzar para abastecer un mercado global y trasnacional.

No hay, ni lo ha habido, ni tampoco lo habrá, un país en el mundo, que sea autosuficiente ni siquiera en lo más básico, como por ejemplo la alimentación, todos sin excepción precisan de importar algunos productos y exportar otros, los más posibles y convenientes, a fin de compensar en materia de divisas las necesidades que este modelo global requiere.

Créame amigo lector, que esta reflexión no es nueva, es tan solo una verdad que ha movido al mundo por siglos, y se llama comercio simplemente (comprar y vender), en el mundo de la complementación generalizada, es así como se arman las cadenas de inversión productiva y se llega a las estrategias de financiamiento, inversión, producción y comercialización, siempre en el contexto de los mercados globales y de alta competitividad.

La auto suficiencia, ya lo decíamos, es un arcaísmo dogmático del viejo nacionalismo, que corresponde a épocas del subdesarrollo, en México, los teóricos le han llamado Nacionalismo revolucionario, Desarrollo estabilizador, Sustitución de importaciones, y en suma, modelo de economía cerrada, que concluyó en los años ochenta del siglo pasado, con el ingreso de México al Acuerdo general de tarifas y aranceles (GAT). El parteaguas lo fue, la crisis del petróleo, la de la deuda externa, y otras más que vivimos en esa trágica década que cambió el rumbo del país, del nacionalismo autoritario y radical a la democracia política y la apertura económica globalizada.

Claro que un cambio tan profundo y rápido, causó trastornos sociales y políticos, y perturbó la gobernabilidad e institucionalidad del país, la gran ventaja fue, que dicha conmoción se procesó lejos de la desobediencia civil, y la violencia armada, no obstante la convulsa vida democrática recién iniciada y maduramente vivida por la sociedad mexicana, todos los sectores sociales, económicos y políticos la supieron asimilar y soportar sus costos (la modernidad y el progreso social y económico nunca es gratis).

Hoy en día, los rezagos sociales vigentes, aún no superados, pero si en vías de solución, provocados por el nuevo modelo de complementación económica global, provocan acechanzas regresivas, y presuponen una posible y peligrosa anomalía democrática que a nadie conviene, de eso hay evidencias y trágicas experiencias nacionalistas mexicanas, que conviene recordar y tener muy presentes el próximo 1º de Julio en nuestro país.

Sin embargo, los nubarrones parecen irse disipando, ante el inevitable consenso electoral nacional, por cierto en rápida y creciente formación, en torno a los candidatos a la presidencia de la república, ya que el que está por ahora arriba, ya no crece y como consecuencia tiende a bajar, a la inversa de quienes ocupan el segundo y tercer lugar, que tienden a crecer debido al impulso de sus campañas y el desgaste del puntero.

Quedando por tanto, una sola fórmula para ganar, tomar seguidores y votos del segmento de indecisos aún muy elevado, y de los escurrimientos que sufran los dos candidatos que al final quedarán en segundo y tercer lugar, y por supuesto de la inmensa reserva de electores que no votan, estimada en varias decenas de millones.

Bien podría decirse, luego entonces, que de los tres que realmente tienen posibilidad real de ganar, solo uno ha mostrado atributos personales suficientes, además de capacidades confiables de gestión política, administrativa y programática, conocer a fondo los modelos de desarrollo económico globales, y por supuesto tener los nexos y relaciones internacionales necesarias para promover la inversión el empleo y el desarrollo económico y social.
GRACIAS POR SU TIEMPO

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

27 Follows
Array Follows