El Dólar
Compra:
$18.00
Venta:
$18.60

Milán acogerá los Juegos Olímpicos de invierno en 2026

La ciudad italiana superó en la votación final a Estocolmo

Thomas Bach.[AP]
Agencias

MILÁN.- Italia ha logrado su sueño. El Comité Olímpico Internacional (COI) ha decidido esta tarde en Lausana (Suiza) que la candidatura de Milán-Cortina d’Ampezzo organizará los Juegos Olímpicos de invierno del 2026. Después de un largo viaje de dos años, que empezó a prepararse en noviembre del 2017, los italianos han conseguido trasladar la impresión al mundo de que la suya es la candidatura más sólida, con el consenso popular y las garantías económicas para celebrar una cita deportiva de esta envergadura.

Tras una serie de abandonos de otras ciudades, ayer sólo quedaban dos candidaturas en competir para los juegos del 2026, la italiana y Estocolmo-Are (Suecia). Antes del veredicto la sensación en Italia era que tenían muchas posibilidades de conseguir el premio, pero que todo se iba a decidir en los últimos minutos.

El rival

El rival era duro. Suecia es un país en crecimiento económico y que se ha presentado siete veces sin haber obtenido nunca los juegos invernales. También tiene una política de integración que hacía más fácil su misión de convencer a los indecisos. Pero al final la victoria quedó en el sur de Europa. Será la tercera vez que la cita olímpica invernal se dispute en Italia, un país con gran tradición en estos deportes, después de las ediciones de 1956 en Cortina y 2006 en Turín.

La ilusión en Italia era tanta que toda la mayor plana política se había trasladado a Lausana, donde tuvo lugar la elección, para demostrar que en esto sí que el país está unido. Giuseppe Conte, el primer ministro, había prometido que era el sueño de todos los italianos. La sensación es que después de unos meses en que la imagen internacional italiana ha quedado en entredicho por sus duras relaciones con la UE y decisiones controvertidas como alinearse junto a China en la Ruta de la Seda, la elección de los Juegos de Invierno comprometía su recuperación del prestigio internacional. Por eso, estuvieron también presentes los dos presidentes de las regiones afectadas, Lombardía (Attilio Fontana) y Véneto (Luca Zaia), y el alcalde de Milán, Giuseppe Sala. Por una vez la izquierda del Partido Democrática y la Liga se han puesto de acuerdo en que la cita deportiva es lo mejor para Italia.

“Es una jornada histórica y una victoria de todos los italianos, confirmaremos al mundo nuestras capacidades”, celebró el ministro del Interior y líder de la Liga, Matteo Salvini.

Precisamente este consenso era la principal baza para los italianos, ya que en Suecia el punto débil era el entusiasmo de sus ciudadanos. El presidente del Comité Olímpico Italiano (CONI), Giovanni Malagò, estaba convencido de que era fácil defender un proyecto apoyado por ocho de cada diez italianos, frente a los seis de cada diez para sus rivales. “Nunca hemos recibido una crítica de una organización o partido, incluidas las asociaciones defensoras del medio ambiente”, destacó en una conferencia de prensa posterior a la presentación del proyecto ante la asamblea del COI.

En los últimos días el mayor temor era que la candidatura se viese afectada por las dudas que pesan sobre la economía italiana. Roma se enfrenta ahora a un procedimiento de infracción de la Comisión Europea por su alta deuda pública, que en el 2018 superó el 132% del PIB. Giancarlo Giorgietti, hombre fuerte de la Liga en el Gobierno, aseguró en una rueda de prensa que esto no iba a ser ningún problema porque tanto Lombardía como Véneto son dos de las regiones con más riqueza de Europa. “Ciertamente tienen la capacidad, están preparadas y tienen las finanzas en orden para apoyar el evento”, prometió Giorgietti. “Tenemos en Italia los mismos problemas de presupuesto que todo el mundo. La construcción de instalaciones es necesaria y está basada en el desarrollo de la región a largo plazo”, continuó. Frente a la inestabilidad constante que sufre el Gobierno italiano, la solidez de ambas regiones es una garantía.

La oferta italiana tenía buenos números. El 93% de los lugares ya existen y ofrece escenarios simbólicos como el estadio de San Siro, con una capacidad de 80.000 personas, y la Arena de Verona para las ceremonias de apertura y clausura. La idea es que las competiciones en estadios cerrados se celebrarán en Milán y las al aire libre en Cortina, que ya tiene experiencia. El COI estaba contento porque estas condiciones también existían en Suecia, por lo que ambas candidaturas presentaban presupuestos un 20% menores que las ediciones de Pyeongchang 2018 y Pekín 2022. Se deseaba que, después de los proyectos en Rusia, Corea del Sur y China, que requirieron millones para la inversión en nuevos lugares, el escenario de los juegos volviese a ser un país donde los deportes de invierno son tradición. En Italia el presupuesto es de 1.700 millones de dólares, pero calculan que generarán 20.000 puestos de trabajo y 5.000 millones de beneficio.

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

476 Follows