El Dólar
Compra:
$18.00
Venta:
$18.80

Miedo a ser feliz: ¿cómo es vivir con cherofobia?

"Ninguna dicha dura para siempre", es la premisa que lleva a los cherofóbicos a evitar cualquier situación que provoque felicidad, para evitar el sufrimiento inminente.

La cherofobia se asienta sobre la máxima de que la felicidad nunca es permanente y que, por tanto, como estado de ánimo temporal, siempre se acaba marchando.[Agencias]
Agencias

CIUDAD DE MÉXICO.-Cuando Séneca le decía a Galión en su De vita beata que «todos los hombres aspiramos a ser felices» se equivocaba. Tal y como han revelado distintos estudios médicos, algunos se pasan la vida tratando de evitarlo a toda costa. Ese es el caso de los cherofóbicos o personas que tienen aversión a la felicidad. Un trastorno que lleva a quien lo sufre a evitar involucrarse en cualquier actividad que pueda conducir a la felicidad.

Considerada por algunos expertos como la nueva ansiedad del siglo XXI, la cherofobia se asienta sobre la máxima de que la felicidad nunca es permanente y que, por tanto, como estado de ánimo temporal, siempre se acaba marchando, dejando a su paso un inevitable sentimiento de dolor y frustración por el que los cherofóbicos no quieren pasar.

Como explica Estefanía Amengual, psicóloga y subdirectora de ¿Y Psi Hablamos?:

«Las personas que lo sufren tienen la tendencia a anticipar que algo malo pasará después de sentirse felices. Por tanto, este miedo se debe en realidad a un intento de evitar el sufrimiento, las decepciones y la desilusión; es decir, las posibles consecuencias negativas que trae consigo la dicha«.

Muchas de las personas que sufren cherofobia prefieren mantenerse al margen de todo aquello que pueda proporcionarles placer y diversión y así sentirse preparadas ante la aparición de un posible evento negativo.

Por otro lado, aunque suene contradictorio, la baja tolerancia a la frustración y al malestar tiene como consecuencia la evitación de la felicidad.

«Por ejemplo, hay personas que no se sienten capaces de superar una ruptura amorosa y prefieren no enamorarse a toda costa, de forma que renuncian a la felicidad que podría provocarles una relación de pareja», apunta Amengual.

Pese a lo que pudiera parecer, como recuerda la psicóloga especialista en trastornos de ansiedad Carmen González: «el miedo a la felicidad está muy presente en la vida de las personas. Es muy común que se manifieste al final de los tratamientos psicológicos de forma notoria y al principio de estos de manera más velada».

Los pacientes aprenden a vivir durante muchos años con determinadas experiencias vitales («no considerarse capaces, no sentirse merecedores de cosas que desean, verse obstaculizados en sus metas por problemas que no dependen de ellos o parecen imposibles de cambiar, entre otras muchas») y cuando todo eso se supera en la terapia surge el miedo aterrador a ser feliz y vivir como se ha soñado.

 «Muchas veces este miedo es una defensa para poder estar en el mundo y no ser responsable de lo que nos ocurre», dice, «vivir la felicidad es una responsabilidad. Los comportamientos que teníamos y nos hacían infelices tenían una función muy importante en nuestra vida para nuestra supervivencia y nos procuraban ganancias. Abandonarlos, a menudo no es tan fácil».

¿Cómo se trata la aversión a la felicidad? 

En el caso de que experimentes ansiedad anticipatoria, de que sientas que evitas sistemáticamente tomar parte en cualquier evento social, de que rechaces todo tipo de oportunidades por miedo a que algo suceda y de que te invada un pesimismo generalizado, es recomendable que acudas a un especialista para empezar a trabajar cuanto antes en todas estas ideas que te están hundiendo psicológicamente.

Algunos de los tratamientos que mejor resultado ofrecen a la hora de tratar esta afección son la terapia cognitivo-conductual (TCC), el uso de técnicas de relajación y la exposición de los pacientes a aquellas actividades que les provocan la felicidad.

En cualquier caso, como añade Amengual, cualquier tratamiento destinado a ayudar a un cherofóbico pasa por

«trabajar en las creencias que la persona tiene sobre la felicidad poniéndolas a prueba mediante una técnica llamada ‘reestructuración cognitiva’ con el fin de encontrar pensamientos alternativos más racionales que se ajusten a la realidad y, también, por moldear su intolerancia al sufrimiento a través de la gestión emocional».

La terapia, tal y como subraya la psicóloga Encarni Muñoz, puede ayudar a «disfrutar más de las cosas que vienen y del momento presente y no tanto del futuro, que es incierto y no sabemos hacia donde nos puede llevar. Perder lo que se tiene, que los buenos momentos acaben, es un proceso natural y hay que aceptarlo mientras se disfruta de ello el máximo tiempo posible».

 

Fuente: Milenio 

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

460 Follows