El Dólar
Compra:
$17.80
Venta:
$18.70

Aún sorprende ese gran triunfo a la humanidad

Este hito representa un triunfo para la humanidad y no sólo para los estadounidenses que, en plena Guerra Fría, ganaron la carrera espacial a los soviéticos, coinciden especialistas en astronomía.

A 50 años de que Neil Armstrong y Buzz Aldrin caminaran sobre la Luna. [AP]
Agencia Reforma

MONTERREY.- Las palabras que Neil Armstrong dijo el 20 de julio de 1969 quedaron marcadas en la historia.

«Es un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad», expresó el comandante al convertirse en el primer hombre en pisar la superficie de la Luna hace 50 años.

Este hito representa un triunfo para la humanidad y no sólo para los estadounidenses que, en plena Guerra Fría, ganaron la carrera espacial a los soviéticos, coinciden especialistas en astronomía.

«Marca el punto en nuestra historia donde tuvimos suficiente avance tecnológico y social para hacer posible el comenzar a viajar al espacio y dejar de ser una especie permanentemente varada en su ambiente planetario original», señala el catedrático de la UDEM y doctor en astronomía, Pedro Valdés.

En los viajes espaciales también quedó en evidencia la determinación de miles de personas que trabajaron para llevar a los hombres al satélite natural y regresarlos a salvo, expresa Pablo Lonnie Pacheco, integrante de la Sociedad Astronómica del Planetario Alfa.

Es así como el proyecto Apolo 11 se convirtió en una hazaña que medio siglo después todavía asombra.

DÍA PARA RECORDAR

Con todo el trabajo y la preparación, el riesgo era tan alto ese 20 de julio que nadie podía asegurar que el ser humano pisaría la Luna.

Las conversaciones entre el equipo de Control de Misión y los tripulantes del Apolo 11 (Buzz Aldrin, piloto del Módulo Lunar; Michael Collins, piloto del Módulo de Comando, y Armstrong) revelan los detalles del cardiaco alunizaje.

En primer lugar, el área sobre la que bajaba el Eagle, nombre del Módulo Lunar, era más rocosa de lo que se esperaba, señala Charlie Duke, del equipo de Comunicaciones, en el documental Mission Control, the Unsung Heroes of Apollo.

«(La nave) debía estabilizarse, luego debía volar de forma horizontal para sortear este campo rocoso. Eso consumió mucho combustible extra», expresa en el mismo programa Chuck Deiterich, oficial de retrocohete.

El combustible llegó a un estado crítico. Incluso se llegó a decir que Armstrong pensaba que su posibilidad de poder descender era de 50-50. El astronauta pudo haber abortado la misión, pero logró el objetivo.

«Aquí Base de Tranquilidad, el Eagle ha alunizado», se escuchó en la sala de Control de Misión, en Houston, Texas.

Comprendido, Tranquilidad. Entendemos que tocaron suelo. Aquí hay un montón de tipos a punto de ponerse azules. Estamos respirando otra vez, muchas gracias».

REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA

Para llegar a la Luna, el equipo de la NASA empezó a trabajar en la ingeniería de las naves desde cero, pero las bases científicas eran claras.

«Podemos hablar sobre el concepto de gravedad propuesto por Isaac Newton y enseñado en las escuelas, y forzosamente tenemos que incluir la mejora al modelo de la gravedad que llamamos relatividad y que propuso Einstein», explica Valdés. «Sin el dominio de estas dos ideas fundamentales no hubiera sido posible el viajar a la Luna de forma segura y precisa».

Pero traducir estos principios fue un reto.

«La tecnología es reunir los conocimientos que tenemos sobre los materiales y sobre cómo se comportan, y averiguar cómo podemos utilizarlos en nuestro beneficio. Eso es lo que se hizo con Apolo», apunta Pacheco.

La NASA ha publicado artículos sobre los avances logrados en la carrera espacial que ya forman parte de la vida diaria.

Una de las más claras aportaciones es el sistema digital de pilotaje por mandos electrónicos, argumenta Mike DiCicco, senior science writer de la NASA. Éste se inventó para reducir la probabilidad de error humano y dirigir el trayecto y el alunizaje de forma más precisa.

«El Sistema de Guía, Navegación y Control Primario de Apolo convirtió las entradas (instrucciones) de los pilotos en señales eléctricas y las transmitía a la computadora guía, junto con la información de varios sensores», explica DiCiccio. «La computadora podría hacer uso de software complejo y almacenar grandes cantidades de datos».

En la actualidad, esta tecnología se utiliza en los aviones y en los autos, en herramientas como el cruise control y los frenos ABS.

Después de conquistar la Luna hace cinco décadas, la ingeniería será puesta a prueba otra vez: el gobierno estadounidense señaló en marzo la intención de regresar al satélite natural a más tardar en el 2024.

«Hay riesgos técnicos. Hay riesgos del presupuesto y, claro, el riesgo mayor, que es poner humanos en cohetes, lo cual siempre es peligroso», dijo a CNN Jim Bridenstine, administrador de la NASA. «Pero sí se puede hacer».

 

Concebido como una nueva plataforma tecnológica de impacto regional, Lider Web trasciende más allá de lo tradicional al no ser únicamente una nueva página de internet, sino más bien un portal con información al día que integra a los diferentes medios que conforman Editorial Fundadores: Líder Informativo, El Gráfico y Líder TV.

Social

328 Follows